Degradación del huracán Kay trae alivio a los incendios en California

·2 min de lectura
© AP/Noah Berger

El fenómeno debía afectar la costa del Pacífico este fin de semana, pero se desvió y al tocar tierra en México se degradó a tormenta tropical generando lluvias dispersas y temperaturas más frescas que ayudaron a sofocar algunos incendios en el sur de California.

Los bomberos han estado batallando esta semana con un inmenso fuego en Fairview, 121 kilómetros al sureste de Los Ángeles, luego de que la ciudad se vio sometida a temperaturas por encima de los 38 grados Celsius. Las llamas han consumido más de 20 estructuras y otras 10.000 están amenazadas.

Sin embargo, el enfriamiento que trajo consigo la tormenta acortó las previsiones para sofocar el fuego y ahora se calcula que podría estar controlado para el lunes.

En algunas áreas de Los Ángeles se mantenían las alertas de inundaciones, e incluso al menos 28.000 hogares se quedaron sin electricidad durante algunas horas, producto de las descargas que trajo consigo la tormenta.

Se mantiene el peligro en el norte de California

Es un consuelo limitado porque el fenómeno meteorológico Kay no alcanza al norte de California, que todavía está sometido a altas temperaturas y a merced del llamado 'Mosquito Fire', un enorme incendio que cubre 137 kilómetros cuadrados y mantiene en riesgo unas 5.000 edificaciones en los condados de Placer y El Dorado.

La ola de calor en el oeste de Estados Unidos ha sido una de las más largas y extremas de las que se tiene registro. Sacramento, capital del estado de California, alcanzó el martes un máximo histórico de 46,7 grados Celsius, quebrando un récord que tenía 97 años de vigencia y disparando el consumo energético por el uso de aires acondicionados a un nivel que llevó a las autoridades a pensar en racionamientos escalonados para evitar el colapso de la red eléctrica.

El fuego también consume en otras latitudes

California no es el único estado afectado por las conflagraciones. Oregon y Washington, también en la costa oeste, enfrentaron 18 incendios el 10 de septiembre, y ambos se han visto obligados a evacuar algunas localidades y practicar cortes de energía.

De acuerdo con el Centro de Coordinación Institucional del Noroeste, hay en este momento 1051 kilómetros cuadrados de incendios activos entre Oregon y Washington.

Las autoridades han instruido a los ciudadanos a permanecer lo más posible en interiores, para evitar sufrir daños al inhalar el humo que cubre algunas regiones cercanas a las montañas. Eventos como el Tour de Tahoe, un recorrido anual de 115 kilómetros en bicicleta, han sido cancelados.

Con AP