La defensa de Assange cuestiona las garantías en el juicio sobre su extradición

·3 min de lectura

Este jueves 28 de octubre, el abogado del programador informático y periodista australiano Julian Assange puso en dudas la fiabilidad de las promesas respecto a los cuidados que el acusado recibiría en las prisiones estadounidenses propuestas por el fiscal norteamericano quien, además, pidió que no se tenga en cuenta el diagnóstico del psiquiatra que evaluó a Assange, que manifestó podría tener intenciones suicidas.

Este jueves se llevó adelante la segunda vista frente al Tribunal Superior de Londres tras un recurso interpuesto por Washington de la sentencia del 4 de enero que denegó la extradición del procesado Julian Assange por correr riesgo de suicidarse. El dictamen de estas comparecencias saldrá en unas semanas, sin fecha confirmada.

Allí, los defensores del australiano, fundador del portal Wikileaks y acusado de 18 cargos criminales por Estados Unidos -incluida la ley de espionaje luego de que su sitio publicara documentos clasificados y cables diplomáticos- descreyeron de las promesas del país norteamericano sobre el trato que recibirá el acusado si es extraditado desde Gran Bretaña.

Edward Fitzgerald, el abogado de Assange, aseguró que las cuatro garantías que el fiscal James Lewis propuso el miércoles suceden a destiempo, las tildó de “vagas e inefectivas” y no certifican que su cliente, que tiene síndrome de Asperger y algunos problemas psicológicos como depresión, reciba el trato que necesita.

En su exposición del miércoles, Lewis –en representación de Estados Unidos- pidió la extradición de Assange alegando que su estado psicológico no le impide declarar ante la Justicia de su país.

La parte estadounidense también criticó la interpretación de la jueza de primera instancia Vanessa Baraitser del artículo 91 de la ley británica de extradición –que permite rechazar la entrega si el estado de salud mental es malo porque sería “injusto y opresivo”- y el testimonio del psiquiatra Michael Kopelman.

El fiscal afirmó que Assange no será sometido a medidas administrativas especiales (como no poder recibir visitas o correo) ni entraría en la prisión ADX Florence del condado de Fremont, que es de máxima seguridad. Las otras dos promesas: que recibirá el tratamiento psicológico que necesite y, si es condenado, puede cumplirla en Australia.

Defensa no da credibilidad a las garantías ofrecidas por Estados Unidos

El abogado Fitzgerald refutó esas propuestas alegando que eso no impide que el detenido sea sometido a aislamiento, sea dirigido a otra prisión de alta seguridad o que se retracten con el tiempo de las medidas administrativas especiales. Además, dudó que la oferta médica alcance para evitar un intento de suicidio, algo que se vio en otros reos de su misma condición.

Por último, su traslado a Australia quedaría atado recién al cierre de un largo proceso legal que puede ser rechazado por ambos países y los oceánicos ni siquiera dieron indicios de aceptar a un procesado por la Justicia de Estados Unidos.

El defensor de Assange reivindicó la decisión de la jueza Baraitser y del diagnóstico de Kopelman, a quien acusaron de engañar a la magistrada al omitir en el primer informe la relación de Assange con Stella Moris y el dato de que tuvo dos hijos mientras estaba en la embajada londinense de Ecuador.

El psiquiatra manifestó que no era relevante identificar a estas personas y vulnerar su privacidad dado que no está esclarecido la relación que mantenían y era un problema para su seguridad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente