La decisión de Harry y Meghan que dice mucho y en un momento clave

·2 min de lectura
El príncipe Harry y Meghan Markle, durante el Global Citizen Live festival. (Photo: ANGELA WEISS via AFP via Getty Images)
El príncipe Harry y Meghan Markle, durante el Global Citizen Live festival. (Photo: ANGELA WEISS via AFP via Getty Images)

Este 19 de octubre se esperaba el regreso del príncipe Harry y Meghan Markle al Reino Unido, pero no ocurrirá. Se trataba de una cita muy ansiada puesto suponía el retorno al país de la pareja, que desde que dio un paso atrás al frente de la familia real y se mudó al otro lado del charco, no había vuelto a poner un pie en él.

Sí viajó Harry en solitario tanto para el funeral de su abuelo, Felipe de Edimburgo, y para un homenaje a Diana de Gales, pero por su avanzado embarazo de su segunda hija Markle se perdió ambos acontecimientos. De hecho, ningún miembro de la familia real conoce en persona aún a la niña, o al menos no ha trascendido públicamente.

Será precisamente otro tributo a Lady Di el que se pierdan su hijo pequeño y su mujer, según informan la prensa británica y estadounidense. Se trata de una recepción privada con los donantes que costearon la estatua en homenaje a la princesa de Gales que fue inaugurada en julio por los príncipes Guillermo y Enrique. Esa fiesta con unos 100 invitados tuvo que posponerse debido a las restricciones sanitarias, entre los que se cree que estaría el cantante Elton John.

Enrique sí está previsto que asista pero Harry no lo hará. Según afirma People, sí está poniéndose en contacto de manera privada con esos donantes.

Una “creciente brecha”

El Daily Mail, que señala que Kensington Palace ha declinado hacer declaraciones, afirma que la ausencia de los duques de Sussex “será vista como un signo de la creciente brecha entre los hermanos”.

Desde hace tiempo la relación entre ambos es más bien gélida y aunque parecieron limar asperezas en el funeral de su abuelo el historiador y experto en Casa Real Robert Lacey desveló que en realidad se pelearon al entrar en el castillo de Windsor.

Según este experto, el detonante de la tensión fue precisamente lo que ocurrió con Meghan Markle en 2018. Ésta fue acusada de intimidación, acoso y bullying por varios miembros del equipo del palacio de Kensington; cada hermano tomó una postura contraria y, a día de hoy, parecen seguir sin encontrar un punto de encuentro.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente