Decenas de miles de españoles y franceses están ayudando a expandir el coronavirus en Semana Santa

Carme Chaparro
·2 min de lectura

Los más previsores pusieron barricadas hace ya unos días.

Barricadas en una calle del municipio de  Xerraco, en Valencia (Imagen, twitter de @natlhalietorres, diputada de Compromís en les Corts de València)
Barricadas en una calle del municipio de Xerraco, en Valencia (Imagen, twitter de @natlhalietorres, diputada de Compromís en les Corts de València)

Tierra. Piedras. Rocas. Lo que han podido encontrar. Se trata de impedir el paso de coches.

Barricada vecinal en Xerraco, Valencia, para impedir el acceso de turistas (Imagen, twitter de @natlhalietorres, diputada de Compromís en les Corts de València)
Barricada vecinal en Xerraco, Valencia, para impedir el acceso de turistas (Imagen, twitter de @natlhalietorres, diputada de Compromís en les Corts de València)

Porque decenas de miles de turistas españoles han decidido que el confinamiento no van con ellos y que estos días de Semana Santa están mejor en la playa. Claro que sí.

Piense en cualquier localidad turística y acertará: hay visitantes. Gente oculta en su segunda residencia. En su chalet o su apartamento de verano. Desafiando el estado de alarma. Poniendo en peligro a los residentes locales. Piense en el pueblo, en las casas fresquitas donde pasar el verano, y también acertará: Castilla la Mancha y Castilla León han triplicado la población estos días festivos. Los alcaldes, las diputaciones y los gobiernos autonómicos lo miden por el consumo de agua, la recogida de basuras, las compras en los supermercados o los servicios de atención médica.

Leo en El País que en Escalona, un pequeño pueblo de Toledo, de los 3.500 empadronados han pasado estos días a tener 15.000 habitantes, la mayoría, procedentes de Madrid. De hecho, en la capital se han triplicado las multas estos días de Semana Santa. Este pasado miércoles -día de la tradicional operación salida- la Policía Municipal ha impuesto 2.131 sanciones por saltarse el confinamiento.

En los municipios turísticos se ven con miedo estos desplazamientos. Algunos no tienen ni un solo caso de coronavirus y temen que, con la llegada de foráneos, llegue el virus. O se multiplique.

Muchas localidades turísticas españolas han bloqueado los accesos (Imagen, twitter de @natlhalietorres, diputada de Compromís en les Corts de València)
Muchas localidades turísticas españolas han bloqueado los accesos (Imagen, twitter de @natlhalietorres, diputada de Compromís en les Corts de València)

Pero no solo los españoles. En Cataluña las localidades más turísticas de la Costa Brava amanecen llenas de franceses. Se los ve aprovisionándose en los supermercados, o en las farmacias. También han detectado su presencia -en patios de chalets o tras las ventanas de apartamentos los vecinos que residen todo el año. ¿Cómo han llegado hasta allí si las carreteras están llenas de controles? Los Mossos sospechan que han viajado de madrugada, por caminos secundarios, para no ser detectados.

¿De cuántas muertes serán responsables todos esos egoístas?

Más historias sobre el coronavirus