Por qué NUNCA deberías poner una sartén caliente bajo el grifo

Kristen Aiken

¿Tus sartenes se tambalean cuando están en el fuego? ¿Se te queman las tortillas por un lado mientras que por otro se te quedan poco hechas? Si la respuesta es sí, probablemente hayas incumplido esta regla fundamental de cocina:

NUNCA pongas una sartén caliente bajo el grifo

La mayoría de la gente pone las sartenes calientes en el fregadero y las enjabona justo después para despegar todos los trozos de comida quemada. Parece una técnica milagrosa para arrancar todos los restos sin tener que frotar apenas, lo que no ocurre cuando se enfría. Casi todo el mundo lo hace, pero eso no significa que esté bien. De hecho, a la larga esto destroza las sartenes.

En la edición estadounidense del HuffPost se han puesto en contacto con varios expertos para conocer los motivos por los que desaconsejan esta práctica. No es el único error que cometemos al fregar y que hace que destrocemos los utensilios de cocina sin saberlo. También enumeran los mejores consejos para limpiar sartenes y ollas.

 

Por qué no debes poner una sartén caliente bajo el grifo

Imagínate que estás dándote un baño relajante con agua caliente y que sales y te lanzas corriendo a un lago helado. No suena muy agradable, ¿a que no? Pues algo parecido haces a tus sartenes cuando las sacas del fuego y las colocas bajo el grifo.

“Si pones una sartén caliente bajo el agua fría, puede sufrir un choque térmico, algo que destroza la sartén. Al reducir tan drásticamente la temperatura de la sartén, se puede deformar y agrietar. Si se deforma, la base quedará desnivelada y no estará quieta cuando la pongas a calentar. Además, tendrá puntos muy calientes y puntos muy fríos la próxima vez que la uses, por lo que ni calentará ni cocinará de forma equilibrada. Tienes que dejar que la sartén se enfríe de forma natural antes de lavarla con agua fría”, explica un portavoz de la empresa Calphalon.

Al reducir tan drásticamente la temperatura de la sartén, se puede deformar y agrietar. Si se...

Sigue leyendo en El HuffPost