Lo que debemos aprender de la larga cicatriz de Eugenia de York

Redacción / El HuffPost
Eugenia de York

La princesa Eugenia, nieta de Isabel II de Inglaterra, se casó el viernes con Jack Brooksbank en Windsor, una ceremonia criticada por su elevado coste pero que, pese a los numerosos invitados famosos, no logró la magia de anteriores bodas reales.

Eugenia de York, de 28 años, es la hija menor del príncipe Andrés y Sarah Ferguson y novena en la línea sucesoria del trono, considera por lo tanto un miembro menor de la familia real británica.

Un detalle de la boda ha llamado la atención por su potente mensaje. Eugenia quiso dejar a la vista de todo el mundo la larga cicatriz que tiene en la espalda, recuerdo de una intervención quirúrgica ocasionada por la escoliosis.

"Me dijeron que necesitaba ser operada con una cirugía correctiva. Fue una perspectiva entonces aterradora para una niña de 12 años. Todavía recuerdo lo nerviosa que estuve días antes de dicha intervención", recordaba hace unos meses en Instagram.


La princesa quiso en su día más mediático lanzar un mensaje de apoyo a quienes sufren esa dolencia.

"Quería que mi vestido de novia enseñara mi cicatriz. Es una forma muy bonita de honrar a la gente que me cuidó y de apoyar a los jóvenes que han pasado por esto. Creo que puedes cambiar el ideal de belleza, puedes enseñarle a la gente tus cicatrices, y pienso que es muy...

Sigue leyendo en El HuffPost