De la bronca al sopor: Trump y Biden debaten con más calma pero sin lograr seducir

Marina Velasco
·Traductora y redactora, El HuffPost
·6 min de lectura

A sólo doce días de la gran cita electoral, los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden y el actual presidente, Donald Trump, se han visto las caras. El que iba a ser el tercer y último debate finalmente ha sido el segundo, debido a la cancelación por el contagio, y el cabreo, de Trump.

Así que los candidatos no han perdido el tiempo. En una hora y media dividida en seis bloques temáticos, y con micrófonos silenciados para evitar interrupciones, el debate ha sido mucho más fluido que el anterior, pero también más soporífero.

La pandemia era el primero y principal tema. Trump ha ido al grano: “La vacuna está lista. Se va a anunciar y a administrar en unas semanas”. Y, tras la afirmación, la matización: “No es una garantía, pero esperamos que esté para final de año. Los plazos que estamos dando son realistas”, ha dicho el actual presidente y candidato republicano a la reelección.

Usted dice que tenemos que aprender a vivir con el virus, pero la gente está aprendiendo a morir Joe Biden

Después de contagiarse de coronavirus y ser hospitalizado por ello, Trump asegura ser “inmune”. “La enfermedad pasará, sin duda pasará. La tasa de mortalidad está bajando. Estamos luchando muchísimo”, ha afirmado Trump.

El ex vicepresidente Joe Biden le ha recordado los 220.000 muertos que acumula Estados Unidos por el coronavirus. “Queremos que la responsabilidad de todas estas muertes caiga sobre el presidente. Tenemos mil muertes cada día y 70.000 casos cada día”, ha recalcado Biden.

Para Trump, en cambio, la culpa es de China. “Asumo toda la responsabilidad, pero no es mi culpa, y tampoco es culpa de Joe. Esto es culpa de China”, ha remachado Donald Trump.

“Usted dice que tenemos que aprender a vivir con el virus, pero la gente está aprendiendo a morir”, ha replicado Biden, que echa en falta que el presidente sea realista sobre el peligro del virus. Mientras, Trump se encargaba de asegurar que “el 99% de la gente sobrevive”.

“Hacienda me ha tratado fatal”

Biden ha retado a Trump a mostrar sus declaraciones de la renta, después de las informaciones que apuntan a que el magnate apenas ha pagado impuestos en los últimos años, concretamente 750 dólares en 2016 y 2017.

“Yo no he recibido un centavo de ningún país del mundo. He presentado todas mis declaraciones de impuestos en los últimos 20 años. ¿Usted por qué no lo hace?”, ha lanzado Biden. “Rusia le paga, China le paga. Tiene que enseñar sus declaraciones”, ha zanjado.

Esto es una caza de brujas. Ningún presidente debería haber pasado por esto Donald Trump

Pero Trump, a lo suyo. “Mis cuentas están siendo investigadas por Hacienda. En cuanto acabe esta evaluación, las presentaré”, ha contestado el presidente. Según sus propias palabras, ha pagado “decenas de miles de dólares”, incluso “millones y millones de dólares” en impuestos, pero “con antelación”.

“Hacienda me ha tratado fatal. Esto es una caza de brujas. Ningún presidente debería haber pasado por esto”, sostiene Trump.

“La sanidad no es un privilegio, es un derecho”

Siguiendo con su estrategia habitual, Trump ha atizado con el tema del “socialismo” que, a su juicio, defiende el Partido Demócrata. “Biden quiere socializar la medicina. Su vicepresidenta es más liberal que Bernie Sanders”, ha lanzado el presidente.

Biden ha sido claro, distanciándose de posturas más progresistas: “Yo soy Joe Biden. Estoy por encima de esas personas porque les gané.

Biden quiere socializar la medicina Donald Trump

Mientras Trump criticaba el ‘Obamacare’, Biden replicaba: “La sanidad no es un privilegio, es un derecho”.

Dirigiéndose a los espectadores, Biden ha asegurado: “Queremos proteger a las personas que necesitan sanidad. Trump no lo ha hecho”.

545 niños separados de sus padres por el Gobierno de Trump

La política de ‘tolerancia cero’ de Trump, con la que se separó a miles de niños migrantes de sus padres, convierte a Estados Unidos en “el hazmerreír del mundo”, sostiene Joe Biden. “Viola cualquier concepto de quiénes somos como nación”, ha señalado el demócrata.

Esta semana se ha conocido que al menos 545 niños de los que fueron separados de sus padres entre 2017 y 2018 no han podido ser reubicados con sus familias.

El argumento de Donald Trump para contrarrestar esta acusación es que a esos niños ahora “les están cuidando muy bien” y que, en realidad, “venían con coyotes”. Además, las celdas, las jaulas donde se retiene a los migrantes a su entrada en Estados Unidos, “las construyeron ellos”, ha dicho Trump refiriéndose a los demócratas.

Trump, “la persona menos racista”

La justificación de su mano dura con la inmigración es que antes “podía llegar una persona muy mala, un violador, y le teníamos que soltar”. Y, de ahí, a asegurar que es “la persona menos racista”, ha apostillado Trump cuando la moderadora, Kristen Welker, le ha preguntado por los casos de racismo en Estados Unidos.

Joe Biden le ha recordado, en cambio, que en el país hay un “racismo institucional”, que en repetidas ocasiones Trump ha llamado “violadores” a los mexicanos y que, en su último debate, el presidente pidió al movimiento supremacista Proud Boys que estuvieran “preparados”.

¿Hay alguien que haya hecho lo que yo por la comunidad afroamericana? Donald Trump

″¿Hay alguien que haya hecho lo que yo por la comunidad afroamericana?”, ha replicado Trump. “Quizás sólo Abraham Lincoln”, se ha respondido a sí mismo. Lincoln prohibió la esclavitud en Estados Unidos, por cierto.

“Decimos que a todos los hombres y mujeres se les trata igual, pero tenemos que seguir trabajando por la inclusión: mejor sanidad, mejor educación, más y mejores oportunidades para las personas”, ha insistido Biden, por su parte.

“Tenemos la obligación moral de dar una respuesta al cambio climático”

El último bloque temático del debate ha estado centrado en el cambio climático. En ese momento, Trump ha asegurado que le “encanta el medio ambiente”.

El presidente está orgulloso de su actuación y de su retirada del Acuerdo de París: “Tenemos las mejores cifras de emisión de carbono. Hemos hecho un trabajo increíble a nivel medioambiental. Somos independientes energéticamente por primera vez en la historia”.

El plan verde con el que Biden pretende crear “18,6 millones de empleos” es, para Donald Trump, “el plan más loco que hemos visto nunca”. “Quieren gastar millones de dólares para cambiar edificios”, dice. Una locura.

Apuesto por una transición ecológica y si esa transición nos lleva a ello, se acabará la industria petrolífera Joe Biden

“Tenemos la obligación moral de dar una respuesta al cambio climático”, ha contraatacado Biden. Ante la insistencia de Trump para que la moderadora le preguntara por el fracking, Biden ha aclarado: “Nunca he dicho que me oponga al fracking, pero hay que conseguir emisiones 0”.

″¿Vas a cerrar la industria petrolífera?”, le ha espetado Trump. “Apuesto por una transición ecológica y si esa transición nos lleva a ello, se acabará la industria petrolífera. Es muy contaminante y se tiene que ir sustituyendo con energías renovables. Tenemos que avanzar”, ha concluido Biden.

Teniendo en cuenta que casi 50 millones de estadounidenses ya han votado, y que el porcentaje de indecisos apenas alcanza el 5%, queda la duda de si los participantes del debate habrán logrado arrancarles algún voto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Trump amenaza con no aceptar el resultado electoral: esto es lo que pasará si lo cumple

La campaña contra el hijo de Biden huele a que Rusia quiere interferir de nuevo en las elecciones

Obama entra en campaña a menos de dos semanas de las elecciones

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.