El debate entre el desarrollo urbanístico y la preservación arquitectónica divide a Liverpool

·7 min de lectura

Esta ciudad portuaria de Reino Unido perdió recientemente su título de patrimonio de la humanidad de la Unesco, una decisión que ha suscitado polémica. La organización aseguró que esto se debe a la construcción de edificios modernos cerca de paseo marítimo histórico, algo que ha suscitado el debate entre promocionar el desarrollo urbanístico de la ciudad o preservar los vestigios históricos de la que otrora fue considerada la "Nueva York de Europa".

En el mundo, Liverpool es sinónimo de música. Su existencia está intrínsecamente ligada a la leyenda viva de los Beatles, también conocidos como 'los cuatro de Liverpool'.

En esta ciudad del norte de Inglaterra, generalmente gris y fundamental en la Revolución industrial, empezó a escribirse la historia de la banda que revolucionó y transformó el rock en un fenómeno masivo que se mantiene con devoción hasta la actualidad.

Visitar Liverpool es sumergirse en el nacimiento de los Beatles en los 60, sus primeros éxitos y su gloria. Desde entonces esta ciudad, una de las más relevantes, es también sinónimo de cultura que se extiende a su patrimonio material.

No solo la importancia musical de Liverpool ha sido exaltada. También, en el 2004, fue elegida ciudad patrimonio cultural de la Unesco por la belleza de su ciudad mercantil marítima, lo que además le garantizaba recursos para su preservación y el beneficio de aparecer en todas las guías turísticas del mundo.

Pero la construcción de nuevos proyectos en esta zona, entre ellos un nuevo estadio de fútbol para el Everton, equipo en el que juegan los colombianos James Rodríguez y Yerry Mina, así como otras edificaciones en el frente marítimo, motivaron su expulsión.

Defensores del patrimonio británico lamentan la decisión

Por su parte, el director de la firma Falconer Chester Hall Architects, el arquitecto Adam Hall, que ha desarrollado proyectos en el paseo marítimo como The Lexington, la calificó como “decepcionante”.

“La ciudad se ha beneficiado del estatus que es algo que muy pocas ciudades tienen”, señala.

“No creo que tendrá un impacto dramático o devastador porque los turistas vienen a Liverpool por cultura, futbol o música”, señala la doctora en urbanismo y profesora de arquitectura de University of Liverpool, Fei Chen, a France 24.

La polémica expulsión

No fue una sorpresa. La decisión era esperada. En el 2012 entró a la lista de Patrimonio Mundial en peligro por un proyecto de Liverpool Waters.

Para la Unesco las obras en el frente marítimo, edificios de gran altura y el estadio del Everton, ponen en riesgo la riqueza y belleza de su paseo marítimo.

En una declaración, la alcaldesa de Liverpool, Joanne Anderson, dijo estar “enormemente decepcionada y preocupada”, por la decisión, al tiempo que dejó abierta la puerta para apelarla.

Criticó que la Unesco no hubiera visitado la ciudad antes de expulsarla.

“Nuestro sitio del Patrimonio Mundial nunca ha estado en mejores condiciones al haberse beneficiado de cientos de millones de libras de inversión en docenas de edificios catalogados y el ámbito público”.

Por su parte, la directora de Save the Heritage, Henrietta Billings, dijo que esta expulsión era una “vergüenza nacional” e instó al Gobierno británico a actuar para que el mundo sepa que “el patrimonio mundial está seguro en nuestras manos”.

En una entrevista en la publicación especializada Architect’s Journal, el arquitecto Dan Meis, encargado del diseño del nuevo estadio del Everton, aseguró que cree que "debe reconocerse que las ciudades no son reliquias, sino seres vivos que deben evolucionar para seguir siendo relevantes y vitales".

Agregó, al ser consultado posteriormente sobre la decisión de la Unesco, que “es muy decepcionante. Ignora que debe haber una razón económica para preservar y restaurar los muelles”.

La Nueva York de Europa

El puerto de Liverpool, que empezó a funcionar en el siglo XIX, es un vestigio del pasado dorado del entonces Imperio Británico. Por aquí transitaron gran parte de las mercancías del mundo, desde África hasta Norteamérica.

“Ha sido muy importante para el desarrollo de la ciudad porque la riqueza de Liverpool se basa en la historia marítima”, explica Chen.

Esa riqueza, resultado de su importancia en el comercio mundial, se tradujo en modernos edificios. Esta fue, incluso, considerada como la Nueva York de Europa por su innovación arquitectónica.

El paseo marítimo, es prueba de ello. Su belleza está reflejada entre otros por sus tres edificios conocidos como Las Tres Gracias (The Three Graces): Cunard Building, Port of Liverpool Building y Royal Liver Building. En esta zona justo es donde se está dando este desarrollo urbanístico.

Por edificaciones como estas, y su riqueza arquitectónica, fue visto como natural que Liverpool hubiera recibido la distinción de la Unesco.

Pero Liverpool también fue importante en la Revolución Industrial. De hecho, esta inició en el norte de Inglaterra en el siglo XVIII. Contradictoriamente, ese florecimiento industrial se convertiría, siglos después, en una de las causas principales que llevó a la pobreza a regiones inglesas como esta.

El arquitecto Hall resalta que las exitosas industrias, como la del azúcar, que hicieron a Liverpool “la gran ciudad comercial” hace más de 100 años, poco a poco empezaron a evaporarse.

“Por eso la ciudad tiene que adaptarse y se ha convertido en dominante en turismo y ocio y, por tanto, necesita hoteles, bares, restaurantes, museos, galerías de arte, grandes equipos de futbol. Esto es lo que hizo crecer al Liverpool en los últimos tiempos”, resalta Hall.

La nueva Liverpool

La ciudad de hoy es completamente diferente a la de los 60, cuando los Beatles aparecieron para la historia de la música. Pero su elección como capital cultural de Europa en el 2008 fue definitiva para su transformación y modernización.

Es actualmente, una de las ciudades con más oferta cultural de todo el Reino Unido y ha hecho del turismo, motivado entre otros, por los fans de los Beatles, así como destino estudiantil universitario, uno de sus principales ingresos.

La profesora Chen, quien llegó hace 11 años a la ciudad, reconoce que la transformación “ha sido continua desde entonces”.

“He observado todos los cambios que se están produciendo en el paseo marítimo y en el centro de la ciudad, se han renovado y adaptado edificios nuevos y antiguos, y también se han renovado los espacios públicos, haciéndolos más amigables para los peatones”, dice Chen.

Mientras que Adam Hall, quien ha vivido toda su vida en Liverpool, dice que la ciudad ha sido “absolutamente transformada”.

“Muestra una ciudad que mira hacia el futuro y quiero que continúe. Soy un gran creyente de los desarrollos progresistas y modernos que se ubican junto a la increíble herencia que tenemos en nuestra ciudad”, sostiene Hall.

Desarrollo urbanístico versus preservación

Mantener el complejo balance de preservar la riqueza arquitectónica con el desarrollo urbanístico, es el debate pertinente que se abre con la expulsión de Liverpool.

Lograr ese equilibrio entre preservación-conservación y respeto por las edificaciones históricas, y al mismo tiempo, permitir el florecimiento y desarrollo arquitectónico de las ciudades que puede traer beneficios para quienes residen en ellas.

¿Se puede lograr un balance entre conservación y desarrollo?

La profesora Chen considera que sí, pero todos los implicados, gobiernos locales, población y constructores deben encontrar ese punto que beneficia a todos.

“El desarrollo es necesario para que una ciudad progrese, eso es seguro. Pero integrar el patrimonio en ese proceso de recuperación es la clave para que la ciudad fortalezca su identidad cultural y realmente proteja un lugar esencial”.

Por su parte, el arquitecto Adam Hall, plantea un escenario en el que convivirían desarrollo y conservación.

“No se debe dejar que el edificio se degenere, debemos buscar nuevos usos, adaptables para los edificios existes, asegurarnos de que la obra, la intervención, tenga los más altos estándares de arquitectura”, afirma Hall.

Plantear el debate sobre el equilibrio respetuoso entre modernidad e historia es tan fundamental como necesario y no solo para Liverpool.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente