De leche cruda a carne poco hecha, los alimentos con más probabilidad de contener listeria

El origen de los dos brotes de listeriosis afecta, que se sepa por el momento, a la carne mechada de la marca La Mechá. Sin embargo, la Consejería de Sanidad de Andalucía ha ordenado el cese de la comercialización de todos los productos de Magrudis, la empresa propietaria, y muestras de los mismos están siendo analizadas en el laboratorio según detalla ABC Sevilla.

Las dimensiones del caso, que no cesa de crecer en número de afectados, ha hecho que se extremen las precauciones y crezca en interés por conocer esta enfermedad y sus causas. Entidades como la FAO y Food Safety cuentan con un listado en el que recopilan aquellos alimentos con más probabilidad de verse contaminados por la listeria.

Las salchichas son uno de los alimentos incluidos en la lista de productos candidatos a alojar a la bacteria que provoca la listeriosis. (Foto: Getty Images)

Esta bacteria, que puede propagarse tanto a través de la tierra o el agua contaminados por la misma, accede al organismo humano a través de los alimentos. No existe otra vía de contagio. Aquellos con los que hay que tener más cuidado y extremar las precauciones van de la leche cruda (tan de moda últimamente) a las carnes de pollo o cerdo poco cocinadas.

La lista elaborada por Food Safety que reproduce El Confidencial incluye las siguientes entradas:

  • Leche cruda.

  • Lácteos sin pasteurizar.

  • Quesos elaborados con leche sin pasteurizar.

  • Frutas y verduras.

  • Embutidos y salchichas procesadas.

  • Patés refrigerados y diversos alimentos para untar.

  • Mariscos y pescados ahumados.

  • Carnes de pollo o cerdo poco cocinadas.

Esa es la lista más sencilla, la que a grandes rasgos enumera todos aquellos alimentos que pueden alojar la listeria por categorías. La publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) es algo más específica ya que recoge casos reales dividiendo los alimentos en los relacionados con brotes más comunes y los más esporádicos. Algunos, se repiten como puede leerse a continuación.

Siguiendo esta clasificación, en el primer grupo, el de los “brotes de origen común”, estos suelen darse por el consumo de “quesos frescos de tipo hispano; quesos de pasta blanda o semiblanda y madurados con mohos; perritos calientes; lengua de cerdo en gelatina; productos cárnicos elaborados; paté; salami; leche con chocolate pasteurizada; leche pasteurizada; leche no pasteurizada; mantequilla; camarones cocidos; mejillones ahumados; pescado ahumado; ensalada de patatas; hortalizas crudas y ensalada de col”.

En el grupo de los “casos esporádicos” se encuentran “leche cruda; helados no pasteurizados; queso ricotta; quesos de cabra, oveja y tipo feta; quesos de pasta blanda o semiblanda y madurados con mohos; queso fresco de tipo hispano; salami; perros calientes (hot dogs); hongos salados; huevas de bacalao ahumadas; mejillones ahumados; pescado insuficientemente cocinado; aceitunas en vinagre; hortalizas crudas; y ensalada de col”.

El consejo que dan los expertos a la hora de determinar cuál es la mejor forma de evitar contraer la listeriosis se centra, básicamente, en no consumir ni leche sin pasteurizar ni productos elaborados con ella y cocinar bien los alimentos antes de comerlos.