La muerte de Verónica Forqué pone el foco sobre una realidad preocupante en España alrededor del suicidio

·4 min de lectura

El suicidio, a día de hoy, sigue siento un tema tabú. Hace unos meses Íñigo Errejón lograba colocar en la agenda política la urgencia de un plan de salud mental a nivel nacional para dar cobertura a una necesidad cada vez, y desgraciadamente, más extendida entre la población. El diputado de Más País daba entonces el dato de que en España cada día, en 2019, se quitaron la vida 10 personas. Las cifras han empeorado, como se ha publicado esta misma semana. Cifras que dan miedo y que tienen detrás nombres y apellidos. Como el de Veronica Forqué, una actriz muy querida por el público que lidiaba, según se ha publicado, con la depresión. El pasado lunes se quitó la vida.

Si alguien necesita ayuda, puede llamar al Teléfono de la esperanza (717 003 717) y el de la Fundación ANAR (900 20 20 10). (Foto: Getty Images)
Si alguien necesita ayuda, puede llamar al Teléfono de la Esperanza (717 003 717) y el de la Fundación ANAR (900 20 20 10). (Foto: Getty Images)

Tras la noticia de la muerte de la actriz fueron muchas las voces que reclamaron, una vez más, poner más atención y recursos en la salud mental. Más presupuesto para profesionales que atiendan a quienes lo necesiten en la Sanidad Pública y acabar con la realidad de que ir al psicólogo sea solo para quien pueda pagárselo. Pero también responsabilidad en los medios de comunicación a la hora de tratar estos temas. Algo tan sencillo como titular ‘se ha suicidado’ en lugar de ‘se ha muerto’ sirve para dar visibilidad a una pandemia a la que muchos se refieren como ‘silenciosa’ precisamente porque no se habla de ello lo suficiente, porque, de alguna manera, sigue siendo tabú.

Es los días posteriores al suicidio de Verónica Forqué las condolencias por lo ocurrido se han sucedido en cascada igual que lo han hecho los llamados a colocar en primera línea la salud mental, la necesidad de abordar el problema de cara y platear soluciones. Desde el lunes se han publicado diversos temas sobre los factores de riesgo, las señales… y algunos medios han incluido en sus informaciones, como se hace con las que tratan temas de violencia de género, los teléfonos de ayuda disponibles.

En medio de este aluvión de artículos, reportajes y entrevistas sobre la salud metal y el suicidio han llegado en las últimas horas los datos de muertes por esta causa en España. Son de récord y así han sido reflejados por muchos medios. Entre ellos, Onda Cero, donde recuerdan que el suicidio “todavía no cuenta con una estrategia de prevención en España”. Si en 2019 una decena de personas se quitaba la vida en España al día, en 2020 la cifra se incrementó hasta 11, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El pasado año, el del confinamiento, el de cientos de muertes al día por la pandemia, fue el año con más suicidios en la historia de España desde que se tienen registros en 1906. En total, 3.941 personas se quitaron la vida. En porcentajes, supone un 7,4% más con respecto a 2019 y fue la principal causa de muerte externa no natural por delante de accidentes de tráfico, caídas, ahogamientos, incendios…, según el Observatorio del Suicidio en España 2020, perteneciente a la Fundación Española para la Prevención del Suicidio.

En declaraciones a Onda Cero, desde este Observatorio han hecho hincapié en un fenómeno vivido durante 2020. Y es que durante los primeros meses de pandemia, con el confinamiento y las restricciones para salir a la calle, los suicidios se redujeron. “Dificultó enormemente estas conductas, tanto en la vía pública, al estar prohibido deambular por ella, como en los domicilios, al estar en compañía”, han apuntado. Sin embargo, eso no evitó que el número de suicidios en 2020 aumentase con respecto al año anterior porque tras la apertura lo que se vivió fue un efecto rebote. Los datos lo dicen todo. En abril de 2020 hubo un 12,2% menos de suicidios que el mismo mes de 2019. En agosto, se incrementaron un 34%.

Además, llama la atención el aumento de suicidios en menores de 15 años y mayores de 80 años. Dos de los rangos de edad que, probablemente, lo hayan pasado peor a nivel psicológico durante el confinamiento y los primeros meses de pandemia.

El suicidio de Verónica Forque ha hecho que, por desgracia, estos datos cobren más actualidad que nunca y se les presté, quizá, una mayor atención. El INE publicó hace más de un mes una nota de prensa con ellos que ampliaba el avance de meses antes y ya fue recogida entonces por muchos medios. Estes lunes publicaban una actualización que ha generado una amplia cobertura y publicación de gráficos detallados sobre una realidad que, por fin, parece, está teniendo la atención mediática y política (hay en marcha un plan nacional) que requiere.

Teléfono de la esperanza 717 003 717

Fundación ANAR 900 20 20 10

EN VÍDEO | El fallecimiento de Verónica Forqué estremece a la cultura española

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente