¿Qué datos estoy dando (y a quién) si me descargo FaceApp?

Margarita Lázaro

FaceApp es la aplicación del verano. Se ve a la legua cuando abres Instagram. Tu feed es una sucesión de fotos (lo será o ya lo fue ayer) de gente envejecida por la app. Pocos se resisten a hacerse un selfi y pasarle el filtro Edad-Anciano, o pillar una foto de la galería para comprobar cómo nos tratarán los años.

Para quien no tenga Instagram, están los datos que arroja Google. El buscador ha pasado las últimas 48 horas (desde el lunes 15 de julio) respondiendo las dudas de los usuarios españoles acerca de la ya famosa aplicación. 

 

Evolución de las búsquedas de FaceApp en Google España del 10 al 17 de julio de 2019.

Y lo que está pasando en España pasa también en el resto del mundo. El furor de FaceApp ha llegado a prácticamente cualquier rincón del planeta, aunque las búsquedas y descargas en otros países empezaron unos días antes: el sábado 13 de julio. 

La idea de verse de viejo ha seducido a muchas personas, que se han descargado ya la app (en Google Play lleva más de 100.000.000 instalaciones) sin a priori pararse a pensar en las consecuencias de darle acceso a la galería de fotos y a la cámara.

A priori... porque dos días después del boom inicial empiezan las dudas. ¿Hasta qué punto estás vendiendo tu privacidad? ¿A quién le has dado acceso a tus datos? Porque, seamos honestos, cuando uno se descarga este tipo de aplicaciones no se lee los términos de uso ni la política de privacidad. Claro que en este caso ni siquiera ofrecen la oportunidad, y ese es el primer asunto denunciable y preocupante, según aclara la abogada Natalia Martos a El HuffPost.

La especialista en Derecho tecnológico, privacidad e innovación asegura que la política de privacidad, disponible a través de la web de la app, es “una barbaridad”. “Es justo todo lo...

Sigue leyendo en El HuffPost