Daniel Ortega, el sandinista que se resiste a abandonar el poder (3/4)

·1 min de lectura

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, estará de nuevo compitiendo en las elecciones presidenciales de este domingo. El izquierdista es acusado de haber desatado una feroz represión durante los últimos meses contra los candidatos de la oposición, lo que le habría dejado el camino despejado para, tal vez, cumplir un cuarto mandato.

A los 17 años, Daniel Ortega abandonó sus estudios de derecho para unirse a la guerrilla sandinista. El joven revolucionario estuvo en prisión durante siete años por participar en el robo de un banco por la causa revolucionaria y tras ser liberado se exilió en Cuba y Costa Rica.

Regresó a su país y en 1984 se convirtió en presidente de Nicaragua, con una marcada posición contra Estados Unidos. Luego pasó más de una década en la oposición. Desde que volvió al poder, en 2007, sus críticos le acusan de desmantelar el estado de derecho, asfixiar a la prensa y a los partidos de la oposición.

En 2018, Nicaragua fue escenario de multitudinarias manifestaciones en contra de su Gobierno y sus duras políticas. Desde entonces, el país ha estado aislado de la comunidad internacional.

En la campaña presidencial que culminará este fin de semana, a Ortega se le acusa se haber bloqueado y reprimido a los políticos, periodistas y activistas de oposición, y de haber dejado presentarse a la contienda solamente a partidos y candidatos afines a su mandato.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente