Dani García sorprende cocinando un menú solidario en la cima de Marbella

Agencia EFE
·3 min de lectura

Marbella (Málaga), 19 nov (EFE).- El chef con tres estrellas Michelin Dani García ha mostrado este jueves su lado más humano al subir al pico de La Concha en Marbella, su ciudad natal, para preparar un menú a 1.200 metros de altura con un objetivo muy solidario: dar visibilidad a los enfermos de piel de mariposa.

"Es el momento de devolver a la sociedad todo lo que nos ha dado", ha explicado García en relación a su motivación para participar en esta singular iniciativa y, aunque cuando se lo propusieron no lo dudó, ha comentado entre risas que cree no estar en forma para la subida a la cima.

Tras unas tres horas de caminata, García y su equipo se han puesto manos a la obra para elaborar un merecido almuerzo a base de aguacate asado y atún.

Un almuerzo en un escenario diferente y con un fin solidario, en apoyo a los enfermos de piel de mariposa, una enfermedad rara e incurable que afecta a medio millar de personas en España y que se caracteriza por la extrema fragilidad de la piel de quienes la padecen.

El recorrido se inició esta mañana a la entrada del parque de Bomberos de Marbella, desde donde ha partido la expedición con el cocinero en dirección al Refugio Juanar -popularizado por las visitas de Julio Iglesias- y desde allí, a la montaña que corona el cielo de Marbella.

A través de olivos, pinsapos, pinos, helechos y empinadas cuestas de roca caliza de color grisáceo, este grupo de senderistas se ha abierto camino a través de la Sierra Blanca para alcanzar la cima, que goza de unas impresionantes vistas de la costa y desde la que en días claros como este se divisan Sierra Nevada, Gibraltar e incluso, África.

Durante la ruta, de unos trece kilómetros entre ida y vuelta, se recorren parajes de gran belleza, algunos de los cuales no están exentos de cierta dificultad, por lo que la expedición ha realizado varias paradas para descansar, beber un poco de agua o simplemente tomar algunas fotos y disfrutar del paisaje.

Entre charlas, risas, alabanzas a la iniciativa y algún que otro resoplido por el cansancio de los excursionistas, algunos en mejor forma que otros, han llegado a uno de los puntos más complicados de la subida, el Salto del Lobo, un tramo escarpado y rocoso cuyo ascenso requiere cierta destreza y poco miedo a la altura.

Una vez alcanzado este punto, ya se vislumbra la llegada a La Concha, en cuya cima está "el banco con las mejores vistas de España" que los bomberos subieron para hacer más visibles a los enfermos de este rara patología.

En esta ocasión, los bomberos han subido cargados con todo lo necesario para que el chef pudiera cocinar sin fuego, ya que en la montaña no se puede encender.

Tras la comida y una breve sobremesa, la expedición ha iniciado el camino de vuelta a paso ligero para regresar antes de que anochezca.

El grupo de senderistas solidarios también ha estado integrado por miembros de la asociación Debra Piel de Mariposa, la jugadora de golf marbellí Noemí Jiménez, además de algunos periodistas.

Este año esta ruta tiene especial importancia porque, según explica la presidenta de Debra Piel de Mariposa, Nieves Montero, "da visibilidad a estos enfermos" en un momento en el que han perdido "el 80 por ciento de los ingresos" ya que han tenido que cerrar sus tiendas durante meses y no han podido realizar muchos de los eventos.

Hace más de cinco años, los bomberos de Marbella colocaron un banco en la cima de La Concha y desde entonces anualmente organizan subidas solidarias en las que les acompañan figuras del mundo del cine, la cultura o como este año, de la gastronomía.

(c) Agencia EFE