¿Hacia dónde va el voto religioso en Estados Unidos?

Jesús Sánchez-Camacho, Professor of Religious Studies, Universidad Pontificia Comillas
·5 min de lectura
<span class="caption">El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, muestra una Biblia ante la Iglesia Episcopal de San Juan, conocida como la iglesia de los presidentes, dañada por el fuego la víspera, durante las manifestaciones en la cercana Plaza LaFayette (1 de junio de 2020). </span> <span class="attribution"><a class="link rapid-noclick-resp" href="https://www.flickr.com/photos/whitehouse/49963649263/" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Flikr / The White House / Shealah Craighead">Flikr / The White House / Shealah Craighead</a></span>
El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, muestra una Biblia ante la Iglesia Episcopal de San Juan, conocida como la iglesia de los presidentes, dañada por el fuego la víspera, durante las manifestaciones en la cercana Plaza LaFayette (1 de junio de 2020). Flikr / The White House / Shealah Craighead

Tras las elecciones en Estados Unidos, veremos a un presidente electo jurando defender la Constitución con la Biblia en la mano. Desde la Primera Enmienda a la Constitución de aquel país, el asunto religioso ha sido una pieza clave en la vida de sus ciudadanos. Hoy, en la encrucijada de un momento histórico marcado por una pandemia, y pese al progresivo proceso de secularización, cabe preguntarse por el voto del elector religioso en un país en el que más del 70% de la población es de confesión cristiana. ¿Sigue siendo la religión un factor determinante en la política y sociedad norteamericanas? ¿Cuál es el papel del fenómeno de la religión en las próximas elecciones presidenciales? ¿Hacia qué partido político se orienta el votante religioso?

La piedra angular de Trump

Al igual que, para el salmista del Antiguo Testamento, Yahvé representa la roca y el baluarte en quien el pueblo de Israel se refugia (Sal 31), para Donald Trump esa piedra sólida se encarna en la confesión protestante. Según los datos recogidos desde el año 2000 por Pew Research Center, el partido Republicano siempre se ha beneficiado de un consistente respaldo de la comunidad evangélica. Y, posiblemente, seguirá contando con ellos tras prometerles que, si gana las elecciones, el cristianismo tendrá más poder.

Sin embargo, una de las mayores preocupaciones del magnate es la atracción del voto católico, que según Pew Research Center, en las últimas elecciones ha optado tres veces por los demócratas y dos por los republicanos. La postura de Trump en contra del aborto, sus llamadas al respeto de la libertad de culto durante la pandemia y la designación de Amy Coney Barrett para el Tribunal Supremo son las bazas del actual presidente para ganar más votos católicos.

Aunque en las pasadas elecciones el 52% del electorado católico respaldase a Trump, frente al 44% que lo hizo a Hillary Clinton, el only America first, las políticas migratorias, la visión del estado de bienestar y la manera de afrontar los acuerdos medioambientales en la Casa Blanca han conducido a la desafección de un amplio sector católico.

En efecto, los creyentes de esta confesión religiosa recuerdan los ecos del papa Francisco cuando en la Casa Blanca en 2015 no solo reflexionó sobre el respeto a la libertad religiosa, sino también sobre el cuidado de la casa común (ecología) y la pobreza. Para más inri, las palabras del pontífice han reverberado recientemente, produciendo una nueva melodía, tras la publicación de la Encíclica Fratelli Tutti, en la que el obispo de Roma dibuja una nueva cultura de la “fraternidad” y de la “amistad social” en la política y las relaciones internacionales.

El votante judío es otra batalla por conquistar por el Partido Republicano. Los datos recogidos por Pew Research Center muestran que desde el año 2000 el voto de la comunidad judía siempre ha inclinado notoriamente la balanza hacia el lado del Partido Demócrata. No obstante, las relaciones de Trump con el Estado de Israel y, en concreto, su mediación en los recientes Acuerdos de Abraham, podrían cambiar esa tendencia.

Biden, sin tripulación, en alta mar

Para las próximas elecciones, desde el ala demócrata, el católico Joe Biden ha emprendido una navegación de altura. El candidato por el Partido Demócrata podría llegar a ser el segundo presidente de dicha confesión cristiana en Estados Unidos.

Pero, aunque el barco religioso de Biden sea el de la Iglesia católica, su tripulación no rema en la misma dirección. Así lo demuestra la inestable tendencia del voto católico en los últimos años.

Puede que una parte del electorado católico simpatice con ideas de Biden sobre la justicia y el medio ambiente al coincidir con aspectos de la Doctrina Social de la Iglesia. Sin embargo, las constantes críticas de los sectores más conservadores de la Iglesia, que lo acusan de defender políticas a favor del aborto, y su tropiezo en una iglesia católica de Carolina del Sur, donde un sacerdote le negó el acceso a la comunión eucarística, debilitan la imagen del candidato en el seno de la Iglesia católica.

Biden no solo cuenta con el voto de los judíos, también tiene el apoyo de la comunidad musulmana. Las encuestas recogidas por Pew Reserch Center sobre los electores musulmanes apuntan que el 66% se identifican con las ideas del Partido Demócrata, frente a un 13% que se acercan a las doctrinas del Partido Republicano. De hecho, el Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidense (CAIR), ha reclamado a Trump en distintas ocasiones que serene su visión intolerante contra los musulmanes. Además, diferentes líderes de la comunidad musulmana en Estados Unidos han pedido a los imanes que animen a los fieles de sus mezquitas a participar en las elecciones como antídoto contra la islamofobia.

No sabemos qué ocurrirá en las próximas elecciones de un país en el que, según Pew Research Center, un 45% de sus ciudadanos son protestantes; un 20%, católicos; y un 6%, creyentes de religiones no cristianas, entre los que se encuentran judíos (1,9%) y musulmanes (0,9%).

Los resultados electorales y las sucesivas encuestas abrirán líneas de investigación que podrán ahondar en la tendencia, el comportamiento, los valores y las motivaciones principales del votante religioso en EE. UU. Mientras tanto, los candidatos a la Casa Blanca, aguardando el día de las elecciones, pueden ir profiriendo el lema nacional: In God We Trust.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Jesús Sánchez-Camacho no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.