El origen de la expresión ‘estar en pelotas' (y no significa estar desnudo)

·3 min de lectura
Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

Tengo un amigo que vive en Pelotas. Y no, no es que viva acampado en una playa nudista ni que tenga un complejo incompatible con llevar ropa. Mi amigo vive en Brasil, en la ciudad de Pelotas cerca de la frontera con Argentina. A pesar del cruel accidente geográfico por si alguien se lo está preguntando el gentilicio es pelotense, no pelotudo. El caso es que a su novia le encanta decir cosas como "vengo de conocer a mis suegros en pelotas". Os podéis imaginar las caras. La broma no falla nunca. Igual que hicimos con la expresión 'ir cagando leches' o con las 'pollas en vinagre', lo hemos investigado y es cierto, Pelotas existe y puedes encontrar titulares tan sabrosos en internet como “cosas que hacer en Pelotas”. Sigo sin saber de dónde viene aquel nombre de la región brasileña, lo que sí sé es que los equivocados somos nosotros al reírnos del chiste: "estar en pelotas" no tiene nada que ver con enseñar "las bolas".

La expresión ‘estar en pelotas’ (o ‘ir en pelotas’ o ‘quedarse en pelotas’) es una de las más antiguas del castellano, aunque no siempre se ha utilizado con el significado actual de quedarse desnudo. Aparece en el Libro del buen amor del Arcipestre de Hita y aparece en El Quijote. Cuando los galeotes le quitan el gabán a Sancho “dejáronle en pelota”, lo que no significa que se quedara con la panza (y otras cosas) colgando. Sancho se había quedado en paños menores.

Photo credit: Instituto Cervantes
Photo credit: Instituto Cervantes

El diccionario de la RAE ofrece dos acepciones diferentes de la palabra ‘pelota’ que derivan de etimologías distintas. La más común, en el sentido de balón, proviene a través del occitano pelota de la voz latina pila (bola), de dónde provienen también las píldoras y, tal vez, las pilas que todos usamos (pila era también una columna, un pilar), y si en lugar de pensar en un balón redondo pensamos en uno de rugbi la forma de las pelotas, las píldoras, los pilares y las pilas comienzan a tener cierto parecido de familia. La otra acepción, que ha desaparecido con el paso del tiempo, proviene de pilus, es decir, pelo. La RAE solo la reconoce para las expresiones de “dejar en pelota” o "estar en pelotas”, con el significado de estar desnudo, en cueros.

El filólogo Pancracio Celdán conectaba ambas acepciones a partir del latín pellis (piel), mediante el adjetivo pellita (hecho de pieles), que es como se hacían antiguamente los balones. Pero la explicación más plausible de la expresión es la que ofrece Fernando Lázaro Carreter en El dardo en la palabra. Para él “estar en pelotas” proviene de “ir en pellote”, que es como se llamaba anteriormente a la ropa de andar por casa. Es decir, que Sancho Panza -al que también le gustaba ponerse "como El Tenazas"- se quedó en paños menores, no desnudo.

¿Y si te quedas "en pelota picada"? ¿Qué significa? Bueno, pues no es que haya algo colgando que rascar; sino que según esta interpretación estaríamos refiriendo a alguien tan pobre tan pobre que no solo va en pellote, sino que lo tiene tan deteriorado por el uso -es tan pobre que solo tiene uno- que el pellote está picado. En fin, como para adivinarlo sin ayuda…

Antaño “ir en pellote” era lo opuesto a “ir en cueros” (desnudo integral) pero con el paso del tiempo y la difuminación de los límites entre ‘pellote’, ‘pelo’ y ‘pelota’, “estar en pelota” adoptó el significado actual de desnudez. Así que ahora, en verano, en una de las mejores calas de España, puedes disfrutar de tomar el sol en pelotas sin que nadie de monte un pollo, al ser posible. Que esa es otra, ¿de dónde viene la expresión de 'montar un pollo'?

También te puede interesar...

VIDEO: "Es el Titanic 2.0": observan con estupefacción el impacto de su barco contra un iceberg

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente