Rechazo unánime desde la política a la agresión homófoba en Madrid

·3 min de lectura

Madrid, 7 sep (EFE).- La agresión homófoba a un joven de 20 años el pasado domingo en el barrio madrileño de Malasaña ha producido un rechazo unánime por parte de los partidos políticos, aunque no todos han coincidido en señalar a Vox como el responsable de legitimar este tipo de agresiones.

Así, el portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha asegurado que "no le parece justo ni razonable" adjudicar a Vox "con la ligereza con la que se hace por parte de la izquierda la etiqueta de homófobo".

"Excesivo blanqueamiento, excesiva LGTBIfobia", ha respondido en un tuit al alcalde madrileño la responsable de Igualdad, Irene Montero, en tanto que la titular de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ha lamentado el intento del PP de "quitarle hierro a los discursos de odio que la ultraderecha lanza a diario".

"No podemos callar ante los que no permiten vivir una vida segura a una parte de nuestro país. Frente a su odio, vidas libres", ha añadido Belarra el mismo día en el que el Gobierno, tras esta última agresión, ha convocado para este viernes una reunión urgente de la Comisión de seguimiento del plan de lucha contra los delitos de odio, que presidirá el propio jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

A las condenas se ha sumado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso: "Condeno todos los ataques a cualquier persona por el motivo que sea, pero además en este caso es gravísimo por el trato que le han dado a esta persona", ha señalado.

Por su parte, el portavoz de los populares en el Senado, Javier Maroto, ha condenado "sin ningún tipo de paliativos" cualquier delito de odio.

"Cualquier agresión que se produce simplemente porque la persona agredida es considerada por el agresor por su condición, género, raza o religión como causa de esa agresión, es deplorable y denunciable", ha recalcado Maroto tras la reunión de la Junta de Portavoces del Senado.

En un acto institucional por el Día de Extremadura, el presidente autonómico, Guillermo Fernández Vara (PSOE), ha subrayado que la agresión representa "el camino que aún queda por recorrer" en materia de tolerancia en nuestro país.

Para el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, la entrada de Vox en la Cámara ha supuesto "un aumento constante de agresiones al diferente", porque los agresores se han sentido "legitimados" al escuchar desde la tribuna "mensajes contra los derechos homosexuales, inmigrantes o mujeres".

La diputada de Junts, Miriam Nogueras, ha recalcado que esta agresión no es una "excepción", y que un partido "que represente todo esto es muy mala noticia para la democracia europea".

"Es obvio que cada uno debe ser responsable y debe analizar si sus discursos, sus acciones, posicionamientos políticos están favoreciendo, comportando o permitiendo este incremento de este tipo de acciones y brutalidad", ha subrayado el diputado del PDeCat Ferrán Bel.

Asimismo, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha calificado lo sucedido de "terrible", a la vez que ha expresado su "deseo de que los autores de la salvajada paguen por ello".

En un mensaje en Twitter, Arrimadas ha pedido trabajar "para que la tolerancia, el respeto y la diversidad se impongan al odio y a la violencia".

En una entrevista en TVE, el Secretario General de Vox, Javier Ortega Smith, ha manifestado su condena a "todo tipo de violencia", mientras que ha apuntado a la "entrada masiva de inmigración ilegal" como causante de la violencia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente