Un día en el centro de emergencias de la UE

·8 min de lectura
Un día en el centro de emergencias de la UE

La proliferación de incendios forestales en Europa ha provocado que la primera quincena de julio haya sido particularmente dura para el Centro de Coordinación de Respuesta a Emergencias (ERCC) de Bruselas.

En sólo ocho días, cuatro estados miembros -Francia, Italia, Eslovenia y España- solicitaron la ayuda de la Unión Europea (UE) para luchar contra las devastadoras llamas, lo que eleva a cinco el número de activaciones del centro de emergencia para incendios forestales este año.

La agencia, que forma parte del Mecanismo de Protección Civil de la UE, ha tenido ya una gran carga de trabajo debido a la invasión rusa de Ucrania y a la continua lucha contra la COVID-19.

Pero, a diferencia de la guerra o de la pandemia, los incendios forestales apocalípticos en Europa son ahora algo habitual cada verano, ya que el cambio climático empuja las temperaturas a nuevas cotas, mientras que casi la mitad del bloque está ahora expuesta a niveles "de alerta" en cuanto a la sequía.

"Desde 2017, hay un fuerte aumento en términos de activación del mecanismo para los incendios forestales y no sólo para Europa, sino también para los países vecinos, el norte de África. También hemos visto solicitudes de Georgia, etc.", asegura Antoine Lemasson, jefe del Centro de Coordinación de Respuestas de Emergencia de la UE.

La actividad en la temporada de este año, prosigue, "empieza alta, el mismo rango que el año pasado, que fue difícil, y esperamos que no sea tan mala como la de 2017, que fue una temporada de incendios mortales con muchos accidentes, sobre todo en Portugal".

Cómo funciona el ERCC

El ERCC se creó en 2013 para ser el "corazón operativo" del Mecanismo de Protección Civil de la UE y ahora cuenta con 33 países participantes, incluidos los 27 Estados miembros de la UE, así como Noruega, Islandia, Montenegro, Macedonia del Norte, Serbia y Turquía.

Euronews
El director del Centro de Coordinaci´ón de Respuestas a Emergencias - Euronews

Hoy en día, cuenta con un equipo de más de 25 funcionarios y está atendido día y noche en la sede del centro, en el corazón del barrio europeo de Bruselas. Desde su sala de control, repleta de mapas y datos de Copernicus, el programa de observación de la Tierra de la Unión Europea, se coordina la respuesta del bloque a las catástrofes.

El ERCC se ha activado más de 600 veces desde su creación para responder a terremotos y ciclones en rincones lejanos del mundo, pero también a inundaciones y otro tipo de accidentes.

También se ha activado en casos de repatriación, como tras la toma del poder por parte de los talibanes en Afganistán, o en casos de desplazamiento de población, como la afluencia masiva de refugiados ucranianos a la UE y países vecinos.

En la práctica, su ayuda puede ser solicitada por cualquier país del mundo cuyos recursos nacionales de emergencia se vean desbordados por una catástrofe. Su solicitud se introduce en el sistema del ERCC, lo que permite a todos los Estados miembros de la agencia ver lo que se necesita y poner lo que pueden aportar individualmente.

El ERCC en sí mismo no tiene ningún equipo para enviar, pero dirige una reserva, conocida como rescEU, formada por recursos que los estados miembros han comprometido previamente.

Los incendios se multiplican por cuatro

Para abordar incendios forestales, la reserva de rescEU se compone este año de 12 aviones de extinción y un helicóptero. Han sido cedidos por Croacia, Francia, Grecia, Italia, España y Suecia, pero su coste de mantenimiento y necesidades de combustible son cubiertos por la UE durante la temporada.

Los incendios forestales han representado, por término medio, el 17% de todas las activaciones del centro, lo que supone 6,5 activaciones al año.

El año pasado hubo nueve solicitudes relacionadas con incendios forestales, el mayor número de la última década. También se produjo el mayor número de activaciones simultáneas de la historia.

En general, fue la segunda peor temporada de incendios forestales en la UE desde el año 2000, con daños infligidos por las llamas solo superados por 2017, cuando ardieron más de un millón de hectáreas en la UE.

Veintidós estados miembros se vieron afectados por los fuegos, que quemaron una superficie total de 500.566 hectáreas en el bloque. Italia fue el país más afectado de la UE, con 160.000 hectáreas arrasadas, pero en realidad quedó en segundo lugar tras Turquía, donde más de 206.000 hectáreas fueron diezmadas por los incendios.

Las estadísticas de lo que va de año sugieren que esta podría ser una temporada dura.  Según los datos del Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS), ya se han quemado más de 515.000 hectáreas en toda la UE. Esta cifra cuadruplica la media del mismo periodo entre 2006 y 2021 (130.255 hectáreas).

Además, el número de incendios casi se ha cuadruplicado, ya que se han registrado más de 1.900 incendios en lo que va de año, frente a la media de 2006 a 2021, que era de 520 a estas alturas del periodo.

ERCC
Respuesta de la UE a los incendios forestales a 22 de julio de 2022 - ERCC

"Esta temporada de incendios forestales es crítica para el ERCC", valora Lemasson, "indicamos que la temporada oficial de incendios forestales comienza en junio. Pero en realidad, se tienen incendios ya en febrero en el cinturón sur del Mediterráneo".

"En Córcega hay incendios en enero y febrero, porque la vegetación es muy seca. No ha llovido lo suficiente durante la primavera, así que la situación al principio del verano ya es muy difícil. Es un patrón y creo que tendremos que vivir con ello todos los años a partir de ahora", subraya.

Según el EFFIS, los meses de marzo y abril han sido especialmente dramáticos este año en comparación con la media de 2006-2021.

Respuesta "buena pero insuficiente" de la UE

Esta semana ofrece un poco de respiro. Eslovenia ha indicado que ya no necesita la ayuda europea, mientras que los bomberos del suroeste de Francia anunciaron el lunes que han reducido los enormes incendios de Landiras que obligaron a evacuar a más de 36.000 personas.

Pero sólo hemos llegado a la mitad de la temporada y Grecia, que el año pasado fue escenario de escenas dramáticas en la isla de Evia, se ha abstenido por ahora de solicitar ayuda europea.

Uno de los motivos es que, por primera vez, el ERCC ha posicionado a 204 bomberos de todo el bloque en el país heleno. Los trabajos para este plan piloto comenzaron al final de la última temporada de incendios.

"Grecia se vio muy afectada. Tuvo una respuesta muy buena por parte de los Estados miembros, pero todavía insuficiente. Así que lo que hacemos es que todos los años realizamos un taller de 'lecciones aprendidas' específicamente sobre la temporada de incendios forestales. Se realiza, por supuesto, tras el final de la temporada y, basándonos en la lección aprendida, desarrollamos un programa de este tipo", explica Lemasson.

AP Photo/Thodoris Nikolaou
Un hombre contempla las llamas en la isla de Evia - AP Photo/Thodoris Nikolaou

Grandes incendios forestales arrasan ahora amplias zonas del país. En Grecia se han producido siete de las últimas 20 activaciones del Servicio de Gestión de Emergencias de Copernicus por fuegos. La solicitud de cartografía específica a Copernicus para conocer la extensión de un incendio forestal es a menudo un precursor de la activación del ERCC.

Atenas ha solicitado la cartografía de Copérnico para las islas de Lesbos, Samos y Creta, así como para los incendios cercanos a Atenas, Itea y el Peloponeso, en el sur, y Portes, en el norte.

Pero Grecia, aunque se ve desbordada con regularidad, ha desarrollado estrategias para combatir las llamas, al igual que los demás países mediterráneos.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), la superficie quemada en los llamados EUMED 5 -Francia, Italia, Grecia, Portugal y España- ha disminuido ligeramente desde 1980, lo que demuestra que sus esfuerzos de control son eficaces.

La flota rescEU pendiente

Ahora, Europa debe prepararse para responder a los incendios en zonas que hasta ahora se habían salvado en gran medida, incluidas las del centro y norte del continente.

Suecia ha solicitado varias veces la ayuda europea para hacer frente a los incendios forestales y, en 2020, la Comisión financió la compra por parte del Gobierno sueco de dos nuevos aviones de extinción.

Bruselas planea ahora financiar la compra por parte de los Estados miembros de más medios aéreos y estacionarlos en todo el bloque. Pero esto llevará algunos años.

"Desde el mortal incendio forestal de Portugal en 2017, la Comisión decidió con los astados miembros crear estos activos rescEU. Esperamos que los primeros aviones estén disponibles en 2026 y que a finales de 2029 tengamos unos 12 aviones que puedan apoyar a nuestros estados miembros", sostiene Lemasson.

Estos se sumarían a los activos que los 27 ya tienen comprometidos en la reserva. "Creo que el único problema es este desfase, necesitamos llegar a 2026 sin demasiadas dificultades y es muy difícil de prever", concluye.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente