El Día sin Automóvil reclama menos ruido, humos y emisiones y más espacio

·3 min de lectura

Madrid, 22 septiembre (EFE).- Mejorar la calidad del aire, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, limitar el ruido y evitar una ocupación excesiva del espacio público son "cuatro necesidades urgentes" a reclamar en el Día Mundial sin Automóvil que hoy se conmemora, según los especialistas consultados por Efe.

Es el caso de Carmen Duce, portavoz de Ecologistas en Acción y experta en movilidad sostenible, quien ha reconocido que "el 60 % de los desplazamientos diarios ya se hacen caminando" pero, aún así,"es necesario facilitar y garantizar el transporte colectivo y público" en detrimento de los vehículos privados que, ha asegurado, "pasan más del 90 % de su tiempo aparcados".

Duce ha recordado varios casos en los que el derecho de conducir un vehículo privado, "un derecho que no existe", chocó contra el transporte público, como en Valladolid, donde fue anulado un plan de carriles bus, o en Gijón con la denuncia contra la peatonalización de una avenida.

La campaña Clean Cities (Ciudades limpias) de su grupo ecologista busca "dar prioridad a la salud de las personas por encima del uso al vehículo privado", y por ello aspira a conseguir en 2030 la total descarbonización de las ciudades con una movilidad sin emisiones basada en tres ejes: zonas con poco tráfico, calles escolares y zonas de cero emisiones (ZBE).

La creación de ZBE "puede estar en peligro con las elecciones municipales por delante" según esta experta por lo que Ecologistas en Acción se ha comprometido a "vigilar la subvención de 1.500 millones de euros" comprometidos por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en transformación sostenible y digital del transporte urbano para "evitar que esos fondos públicos vayan a fines que no tengan que ver con esta materia".

Aunque la población "ya demanda ciudades con menos humo y ruidos", según las encuestas recogidas por Clean Cities, Duce ha reconocido que "no se puede cambiar el 100 % de los vehículos actuales para electrificarlos porque no hay material suficiente ni energía para ello, pero de momento se puede reducir el número de vehículos privados".

En la misma línea se ha manifestado Isabell Büschell, directora de la sección española de la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E), la plataforma que agrupa a ong que trabajan en este campo, quien aboga por "poner fin a la venta de vehículos de combustión antes de 2035, descarbonizar el sector de transporte de mercancías y lograr el objetivo de haber retirado todos los vehículos contaminantes de las carreteras europeas en 2050".

Büschell cree que es preciso insistir, "y más ahora en plena crisis energética", en reducir el uso del transporte y avanzar paralelamente hacia tecnologías "más ecológicas, como los vehículos eléctricos de batería".

Además, "hay que implantar el principio de 'quien contamina, paga', por ejemplo incluyendo en los Presupuestos Generales del Estado incentivos fiscales en el sector, que vayan de la mano con el cambio moral de la sociedad", ha apuntado.

De hecho, T&E ha presentado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico un borrador de real decreto "alternativo y más detallado" para la aplicación de las ZBE, que incluye un "marco normativo homogéneo y unos requisitos mínimos",ya que la Ley de Cambio Climático "sólo prevé que se establezcan esas normas pero no especifica cómo", ha apuntado.

El Día Mundial sin Automóvil fue una iniciativa de la Comisión Europea en el año 2000, aunque las primeras jornadas reivindicativas se organizaron a mediados de los años 90 del siglo XX en varias ciudades europeas.

(c) Agencia EFE