Cusco retorna a la tranquilidad tras días de paro y a la espera de diálogo con el Gobierno

·3 min de lectura

La ciudad peruana de Cusco vive una jornada de tranquilidad tras 48 horas de paro convocado por la Federación de Trabajadores. La huelga afectó el transporte, el comercio y el turismo. Los dirigentes de la protesta esperan el viernes la llegada del presidente Pedro Castillo, con quien discutirán las demandas. Entre las principales están el elevado costo de vida y el precio de los combustibles

Este miércoles 20 de abril, la ciudad peruana de Cusco recuperó su actividad normal en el comercio, el transporte y el turismo, una de sus principales actividades económicas.

Esto, tras un paro de 48 horas que fue convocado por varios gremios en respuesta al alza de precios de alimentos y combustibles. Algo que paralizó los servicios de transporte, bloqueó las carreteras de la región y perjudicó a miles de turistas.

La televisión local aseguró que los viajeros, procedentes de distintas partes del mundo, pudieron transitar con normalidad en el centro histórico de esta ciudad.

Para alcanzar la tregua, que va desde este miércoles hasta el viernes, el primer ministro, Aníbal Torres, y las organizaciones sociales que promovieron el paro, firmaron un acta de compromiso en aras de "mantener la paz social".

En este documento, las partes acordaron la instalación de una "mesa técnica de diálogo para el desarrollo del departamento de Cusco" y la realización de un Consejo de Ministros descentralizado para el viernes" en esta misma ciudad, donde abordarán el elevado costo de vida, dijo Torres.

Esta reunión contará con la presencia del presidente de la nación, Pedro Castillo, según informó el Gobierno peruano.

¿Qué demandan los gremios?

El dirigente de la Federación de Trabajadores en Cusco, Germán Santoyo, declaró a Canal N que el primer punto de sus demandas "es el alza del costo de vida, el incremento incesante del costo de combustibles y gas de uso doméstico", algo que afecta "gravemente la economía de nuestra región".

Santoyo consideró insólito el hecho de que los residentes de Cusco tengan que pagar 100 soles, es decir, 27 dólares, por un balón de gas "siendo residentes del lugar donde se extrae el gas de Camisea", denunció.

Además, el funcionario pidió la implementación del programa de desarrollo agrario, asegurar la educación y salud pública, la revisión de los contratos de explotación del gas de Camisea y del servicio de trenes a la ciudadela de Machu Picchu, así como la redacción de una nueva Constitución.

Las repercusiones del paro

El paro convocado por la Federación de Trabajadores del Cusco afectó el transporte y el comercio los pasados lunes y martes.

Según el presidente de la Cámara de Turismo local, Edy Cuéllar, el paro laboral y una fugaz protesta de controladores aéreos en los aeropuertos al inicio de la Semana Santa generaron pérdidas valoradas en unos 10 millones de soles (2,7 millones de dólares). Además, unos 8.000 turistas no pudieron completar sus viajes, debido a miles de reservas canceladas.

Las protestas son la última oleada de disturbios en Perú, después de que las manifestaciones masivas comenzaran a finales de marzo, inicialmente por el aumento de los precios del combustible.

El país andino hace frente a la inflación más alta en más de dos décadas, en medio de un aumento de los precios en todo el mundo provocado recientemente por la invasión rusa a Ucrania.

Las familias con menos recursos son las más afectadas por la situación inflacionaria, que afecta a los ciudadanos a escala mundial.

Con EFE, Reuters y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente