La curiosa hipótesis sobre las mujeres que elaboraban cerveza que acabaron siendo acusadas y perseguidas por brujas

·4 min de lectura
Existe una curiosa hipótesis que indica que las mujeres que elaboraban cerveza en la Edad Media acabaron siendo perseguidas acusadas de brujas (imagen vía Wikimedia commons)
Existe una curiosa hipótesis que indica que las mujeres que elaboraban cerveza en la Edad Media acabaron siendo perseguidas acusadas de brujas (imagen vía Wikimedia commons)

Muchas son las evidencias arqueológicas que señalan la existencia de la cerveza hace alrededor de seis mil años (sobre el 4000 a.C.) en la cultura sumeria (Mesopotamia) y que a lo largo de la historia ha sido una de las bebidas más consumidas y elaboradas por la humanidad a lo largo y ancho del planeta, por todo tipo de civilizaciones.

En una época en la que la figura masculina estaba vinculada a la caza, agricultura y a proveer sus hogares y familias de sustento alimentario, el de la mujer se centró en el cuidado de los hijos y la casa, siendo una de las labores del hogar el preparar la comida y, como no, también la bebida que degustaría el patriarca. De ahí que muchas esposas se especializaran en la fermentación y elaboración de cerveza, inicialmente para consumo familiar y que con el paso de los siglos acabó convirtiéndose en una profesión con la que, aquellas amas de casa, empezaron a llevar un sobresueldo a sus hogares.

Por tal motivo no es de extrañar que, durante la Edad Media, la tradición cervecera estuviese muy extendida y muchísimas las personas que se dedicaban a su elaboración y comercialización, siendo mujeres un gran número de ellas.

De ser un trabajo casero que consistía en preparar la bebida que sería degustada por los esposos u hombres de la familia, la elaboración de la cerveza por parte de mujeres acabó convirtiéndose en una nueva profesión, conocida en el mundo anglosajón como ‘alewife’ (literalmente ‘esposa de la cerveza’ y traducido como ‘cervecera’ o ‘mujer que tiene una taberna’, siendo un término del que existe constancia de su uso desde finales del siglo XIV), que ya no solo ejercerían las esposas en su entorno hogareño sino también mujeres solteras y de cualquier edad que vieron en la elaboración artesanal cervecera un lucrativo negocio para ganarse la vida.

Así es como numerosas fueron quienes decidieron hacer cerveza en sus casas para después venderla a las tabernas y, sobre todo, en los mercados semanales, en los que se aglutinaba muchísimas personas y era una excelente ocasión para hacer negocio.

La elaboración de la cerveza por parte de las ‘alewives’ llevaba asociado una serie de cosas que, con el paso del tiempo, y tras la conveniente tergiversación, acabó convirtiéndose en la iconografía que representaba a las mujeres acusadas de brujería.

Por ejemplo, mezclaban todos los productos para la fermentación y posterior consecución de la cerveza en grandes calderos que debían ir removiendo. Con el fin de que no hubiese ratones o cualquier tipo de roedor en sus hogares, que acabasen comiéndose el grano de cereal utilizado para elaborar la bebida, las alewives disponían de algún gato. También comenzaron a usar unos grandes, altos y puntiagudos sombreros los cuales llevaban puestos en los mercados en los que iban a vender la cerveza, con el fin de poder destacar entre todas las personas que allí se reunían y ser vistas desde lejos. Pero también vendían desde su propia casa, colgando una escoba o rama de una planta en el exterior de sus hogares, para que supieran los clientes que allí se despachaba cerveza.

Era habitual indicar que en una casa o taberna se elaboraba y vendía cerveza colgando una escoba en el exterior (imagen vía Wikimedia commons)
Era habitual indicar que en una casa o taberna se elaboraba y vendía cerveza colgando una escoba en el exterior (imagen vía Wikimedia commons)

Pero, según indican algunos historiadores, llegó un momento en el muchos hombres que también se dedicaban profesionalmente a la elaboración artesanal de cerveza, vieron amenazados sus negocios y forma de ganarse la vida, ya que la elaborada y vendida por las mujeres empezó a adquirir una gran fama.

Por tal motivo comenzó a surgir numerosos rumores sobre prácticas oscuras de las alewives, señalándolas como brujas (de ahí que la iconografía del caldero, el sombrero puntiagudo, la escoba y los gatos negros acabasen vinculados a esta figura).

Muchas de las cervecerías artesanales gestionada por hombres se encontraban en monasterios o edificios religiosos, siendo monjes quienes la elaboraban y aprovechándose de su posición dentro del estamento eclesiástico para denunciar y señalar como brujas a las mujeres dedicadas a realizar y comercializar la misma bebida que ellos.

Cada vez son más los expertos que apuntan a que la persecución o caza de brujas que realizó la Iglesia (a través de la Santa Inquisición) fue debido, en mayor medida, a las acusaciones que recibían algunas mujeres que se dedicaban realmente a elaborar cerveza y no a hacer maleficios o conjuros, tal y como se ha querido hacer creer durante gran parte de la historia.

Evidentemente, también hay algunas voces discordantes con esta hipótesis que relaciona a la alewife cervecera con la figura clásica de la bruja y apuntan a una tergiversación de la historia con el fin de blanquear la imagen de aquellas mujeres acusadas de brujería varios siglos atrás.

Fuentes de consulta e imagen: smithsonianmag / bigthink / brewhoppin / Wikimedia commons (I) / Wikimedia commons (II)

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente