Se cumplen 25 años de la muerte de la princesa Diana de Gales

·2 min de lectura

Hace este miércoles 25 años, los británicos se sumieron en un duelo colectivo tras conocer la trágica muerte de Diana de Gales en un accidente de coche en París, al tiempo que criticaban la frialdad de la familia real por permanecer en Escocia mientras la población lloraba a su princesa más querida.

La reja del palacio de Kensington, la que fuera la residencia londinense de la princesa, está hoy decorada con una gran pancarta con fotos de Diana, flores, una bandera británica y también un adorno floral en blanco y rosa que dice: "Princesa Diana".

Estos modestos recuerdos contrastan con el mar de flores, tarjetas y osos de peluche que se formó ante el palacio a partir de aquél fatídico 31 de agosto de 1997, cuando los británicos despertaban con la noticia de la muerte de Lady Di en un accidente, en el que perdieron la vida su amigo Dodi Al Fayed y el conductor Henry Paul.

Foto tomada por AP en París, Francia. El 31 de agosto de 2022.
Mientras los británicos lloraban hace 25 años la muerte de Diana ante las puertas de Kensington, la reina Isabel II y su familia permanecían en el castillo de Balmoral. - Foto tomada por AP en París, Francia. El 31 de agosto de 2022.

Diana, en el ojo del huracán de la prensa

La muerte de Diana de Gales a los 36 años de edad conmocionó al Reino Unido y al mundo, después de que la princesa fuese portada permanente de los diarios por su relación con el hijo del entonces dueño de los grandes almacenes Harrods, Mohamed Al Fayed, así como por su cercanía con la gente, sus labores humanitarias y su mediática campaña a favor de la prohibición de las minas antipersona, algo que la llevó a visitar Angola en 1997.

Para los británicos, Diana de Gales fue la princesa que rompió la distancia que los miembros de la familia real estaban acostumbrados a mantener con sus "súbditos" británicos.

Diana se acercaba a la gente, daba la mano, visitaba a los "sin techo", mientras que rompió el estigma del Sida de los pasados años ochenta al darle la mano a un enfermo.

John Loughrey, miembro de la asociación Grupo Palacio Kensington, dijo que es importante "mantener vivo su legado" y "su recuerdo" porque dejó "muchos legados".

"Puedo pensar en las minas terrestres" y también "en la calidez a la gente en todo el mundo", resaltó Loughrey.