Cumbre entre Francia y cinco países del Sahel sobre la lucha antiyihadista

·2 min de lectura
Vehículos blindados ligeros ERC 90 Sagaie cedidos por Francia a Chad, en Yamena, el 23 de enero de 2021

Cinco países del Sahel y Francia se reúnen en cumbre este lunes para hacer un balance de la lucha antiyihadista en la región, donde París quiere reducir su presencia.

Los presidentes del G5 Sahel (Mauritania, Mali, Burkina Faso, Níger y Chad) acudirán a Yamena, la capital chadiana, mientras que el presidente francés, Emmanuel Macron, participará en la cumbre por videoconferencia.

La cumbre de dos días -primero entre el G5 Sahel y Francia y después con otros socios internacionales- se celebra un año después de la de Pau (suroeste de Francia) que desembocó en un refuerzo militar en una zona llamada las "tres fronteras" (Mali, Níger y Burkina) y el envío de otros 600 soldados franceses, con lo que pasaban de 4.500 a 5.100.

Más de ocho años después del comienzo en el norte de Malí de una crisis de seguridad, casi no transcurre un día en los tres principales países afectados sin un ataque.

Los civiles son las principales víctimas del conflicto, que ya ha provocado el desplazamiento de dos millones de personas.

El ejército francés afirma haber debilitado a la organización del Estado Islámico (EI) y haber matado a varios líderes de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), pero las dos principales nebulosas yihadistas siguen muy activas.

Francia estima que el remedio no puede ser solo militar. Considera que sus socios sahelianos han hecho muy poco en el frente político, por ejemplo en Malí para aplicar un acuerdo de paz firmado con la antigua rebelión del norte o para hacer volver a los profesores y médicos a las localidades de las que huyeron.

"El pasado lo ha demostrado", las operaciones militares han logrado "frenar aquí y allá" la expansión de los grupos yihadistas pero estos "son capaces de capear el temporal, eludir el dispositivo y seguir" como antes, advierte el director para Sahel del grupo de expertos International Crisis Group (ICG), Jean-Hervé Jézéquel.

Francia quiere reducir su presencia y para ello privilegia dos posibilidades: la "internacionalización", encarnada por el nuevo grupo de fuerzas especiales Takuba, en el que participan varias decenas de estonios, checos y suecos, y la "sahelización", es decir el paso del testigo a los ejércitos nacionales locales, entrenados por Francia y la Unión Europea.

ah-yas/amt/ayv/ybl/erl/lda