La cumbre climática será una oportunidad para que Biden demuestre el compromiso de EEUU, dice Trudeau

Eric THOMAS, Michel COMTE
·5 min de lectura

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, deberá mostrar la seriedad del compromiso de su país en el regreso a la lucha contra el cambio climático, dijo el primer ministro canadiense Justin Trudeau en una entrevista con AFP, antes de la cumbre liderada por el mandatario estadounidense esta semana.

Marcando la vuelta de Washington al combate contra el cambio climático, la cumbre de dos días que comienza el jueves será el primer gran evento sobre el medio ambiente de la administración de Biden, que anticipará otras dos importantes reuniones para este año.

"El compromiso que ha mostrado Estados Unidos después de algunos años lejos del asunto climático es algo que la gente mirará para asegurarse de que sea serio, de que está comprometido", dijo Trudeau a la AFP.

"Necesitamos un país de la escala de Estados Unidos para ser parte de la solución, no parte del problema, si vamos a hacerlo como planeta", indicó el gobernante canadiense.

Otra potencia responsable de buena parte de las emisiones contaminantes, China, fue invitada a la cumbre, pero aún no ha confirmado si asistirá.

Las diferencias entre la segunda economía más grande del mundo y Occidente se ha agrandado cada vez más en relación a varios temas, desde el comercio y la propiedad intelectual hasta la represión de Pekín contra Hong Kong y a los uigures en la región de Xinjiang.

El viernes, mientras Trudeau conversaba con la AFP, el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, se encontraba en China, en un acercamiento que abre una esperanza de que las dos partes puedan unir esfuerzos sobre este tema.

Para Trudeau, China ha demostrado que se está "tomando en serio la necesidad de reducir su contaminación", con enormes inversiones, por ejemplo, en energía solar, vehículos eléctricos y tecnologías de baterías.

Occidente debe dar un paso al frente, de lo contrario, corre el riesgo de quedarse atrás, dijo Trudeau.

"Sé que Canadá y países desarrollados como nosotros alrededor del mundo están muy interesados en asegurar que estemos compitiendo exitosamente con China en nuevas tecnologías", señaló.

"No voy a permitir que China se lleve todas las innovaciones y todo el crecimiento económico que se obtendrá al volverse más ecológico", dijo.

"Hay muchas áreas en las que no estamos de acuerdo con China, pero si todos podemos crear un impulso similar en un tema que afecta a todos los rincones de este planeta, entonces creo que eso es algo bueno", añadió.

- Un plan para el futuro -

El lunes, Chrystia Freeland, segunda del primer ministro canadiense, entregará el primer presupuesto de su gobierno liberal en dos años. Se espera una financiación significativa para proyectos de energía limpia como pilar de la recuperación económica de Canadá tras la recesión en 2020 por la pandemia.

"No se puede tener un plan para el futuro de la economía sin tener un plan para el medio ambiente y para combatir el cambio climático", dijo Trudeau.

La pandemia, agregó, ha cambiado la forma en que las personas hacen negocios y viven sus vidas. "Nos ha llevado a pensar de manera diferente sobre el teletrabajo o los viajes".

También ha demostrado "hasta qué punto las personas pueden cambiar su comportamiento, adaptarse (a) una crisis", dijo.

"Si pudimos hacerlo por la crisis de la pandemia, obviamente tendremos que saber que podemos hacerlo por esta crisis ambiental", señaló.

Según Trudeau, "todos están de acuerdo" en "ser ambiciosos para un futuro mejor".

Es un mensaje que dice compartir con otros líderes mundiales quienes, afirmó, no solo se mostraron "muy interesados" en la introducción de un impuesto al carbono, sino en que haya ganado las elecciones con esa idea en el centro de la campaña.

Los liberales de Trudeau, con promesas de fuertes acciones climáticas, pasaron de ser un tercer partido en el parlamento a ganar una mayoría en las elecciones generales de 2015.

Cuatro años después, su partido, salpicado de escándalos, volvió al poder con una minoría. Pero en elecciones que se avecinan en los próximos meses, Trudeau podría recuperar su mayoría, según las encuestas, y promete medidas climáticas aún más fuertes.

Canadá se comprometió por el Acuerdo de París a reducir sus emisiones de CO2 un 30% por debajo de los niveles de 2005 para 2030.

En diciembre, Trudeau anunció un aumento del impuesto al carbono sobre los combustibles fósiles de 50 dólares canadienses por tonelada en 2022, a 170 dólares canadienses por tonelada para 2030, lo que elevará el precio del litro de gasolina.

La Unión Europea evalúa introducir un gravamen sobre el carbono, a lo que Estados Unidos ha resistido.

Para Trudeau, un mecanismo basado en el mercado, como la fijación de precios del carbono, "es una forma muy eficaz de reducir las emisiones".

"Cuando haya elecciones, (el impuesto al carbono de Canadá) será parte de nuestro ambicioso plan", dijo, aunque "también se requieren inversiones en nuevas tecnologías, se requiere apoyo para que los hogares puedan pagar esta transición".

"Lo importante es reconocer que cada país tiene sus propios desafíos, su propio contexto", dijo. "Para nosotros, el costo de la contaminación fue absolutamente lo correcto. Para otros países, puede ser más regulaciones o más inversiones".

Lo importante, continuó, "es que todos hagan su parte de manera ambiciosa, no solo para proteger el planeta sino para asegurar que tengan los beneficios de este cambio".

Trudeau manifestó su intención de seguir manteniendo conversaciones con Biden y otros líderes "para hacer hincapié en que cuanto más ambicioso pueda ser al poner precio a la contaminación, seremos más capaces de generar crecimiento, riqueza y empleo".

amc-et/dw/acb/mls/dga