Cumbre de las Américas: Obrador “no descarta” que Biden invite a todas las naciones del continente

·6 min de lectura

Las declaraciones fueron formuladas en la ‘mañanera’, conferencia matutina diaria del mandatario mexicano. Otros jefes de Estado se han sumado a la posición de no asistir al evento si no se invita a todas las naciones del área.

“Yo no descarto que el presidente (Joe) Biden haga la invitación a todos. Me dio gusto que ayer en la Casa Blanca, todavía, y es cierto, se sostuvo que no se han girado las invitaciones”, puntualizó López Obrador al referirse al tema de asistencia a la Cumbre de las Américas a celebrarse en el mes de junio en Los Ángeles, Estados Unidos.

Y es que, a pesar de quedar semanas para su inicio, la reunión de alto nivel ha hecho gastar tinta a los principales medios de información del continente.

El mismo Obrador advirtió que no asistiría al evento si no se invita a Cuba, Venezuela y Nicaragua, tres naciones descartadas desde ya por el Departamento de Estado, por considerar que “no respetan” la democracia.

A decir del presidente mexicano, “nadie tiene derecho a hablar en nombre de toda América y de decidir quién participa y quién no. Somos países independientes, libres, soberanos. Nos regimos no por mandatos de hegemonías, de países extranjeros”.

‘AMLO’ descarta “represalias” y “roces” por no asistir

“No (habrá represalias). Siempre he dicho que hemos recibido un trato muy respetuoso del presidente (Joe) Biden”. Así descartó el mandatario mexicano posibles contradicciones con Washington por su postura de no asistir a Los Ángeles.

“Sin que yo hable de independencia y de soberanía, él siempre menciona que nuestro trato se da a partir de un pie de igualdad”, subrayó Andrés Manuel López Obrador.

‘AMLO’ consideró además que el presidente estadounidense “es una persona buena, responsable y es demócrata, y sabe que debe respetarse a todos el derecho a disentir”.

En este contexto, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, bajó el tono del discurso inicial de Washington al afirmar que “las invitaciones (a las naciones asistentes) aún no han sido emitidas”.

En un encuentro con los medios acreditados en la casa de gobierno estadounidense y ante la insistencia del tema por varios periodistas sobre la confirmación si “alguien” de los tres países excluidos (Cuba, Venezuela y Nicaragua) sería invitado a la cumbre, Psaki respondió que no podía “porque aún no se ha tomado una decisión final”.

Repercusión de una asistencia limitada

A pesar de que el presidente de los Estados Unidos Mexicanos es la voz más visible en el reclamo de asistencia total a la Cumbre de las Américas, no es el único que ha decidido no asistir si el evento se desarrolla con una asistencia limitada.

En su más reciente gira por Centroamérica, en la que visitó naciones como Honduras, Guatemala, El salvador, Cuba, entre otras, Obrador trató el tema con sus homólogos, afirmado que los asistentes a la reunión continental debían hacer “un trabajo de convencimiento” para que no se quedara nadie fuera.

“Ya me habían hablado otros presidentes”, dijo este miércoles. “Ya me habían preguntado, que no están contentos”. “Por ejemplo, el de Bolivia (Luis Arce) ya me había dicho que no considera eso adecuado, que era una falta de respeto”, contó el jefe de Estado mexicano.

En este sentido, otros mandatarios, mayormente de izquierda, se manifestaron al respecto. La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, hizo un llamado de atención con 12 palabras. “Si no estamos todas las naciones, no es Cumbre de las Américas”, puntualizó.

La Comunidad del Caribe (Caricom) que reúne a quince miembros plenos, también se mostró en contra de una posible exclusión de países del área. Son naciones más pequeñas en el escenógrafo diplomático internacional, pero que organizados pueden colocar disímiles temas en la agenda de cualquier reunión internacional.

Otro que no planea asistir es el mandatario brasilero, Jair Bolsonaro. Medios de prensa internacionales citaron a “dos personas familiarizadas con el asunto”, quienes no dieron ninguna razón por la cual Bolsonaro no asistirá.

“Se está estudiando la asistencia del presidente y no está confirmada”, indicó un portavoz del Ministerio de Exteriores de Brasil.

Las relaciones entre Brasilia y Washington se enfriaron luego de la victoria del Demócrata, Joe Biden, ganara las elecciones frente al Republicano, Donald Trump, quien buscaba su segundo mandato. Bolsonaro incluso tardó en reconocer la victoria de Biden.

Razones de una exclusión

En una entrevista para la cadena colombiana NTN24, el subsecretario estadounidense de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, fundamentó la postura de su país.

“En un momento clave en nuestro hemisferio, estamos enfrentando muchos retos para la democracia” y Cuba, Venezuela y Nicaragua “no respetan la Carta Democrática de las Américas y por lo tanto no espero su presencia”, puntualizó.

Ante la pregunta sobre la asistencia de Cuba, el funcionario fue muy claro la posición de la administración que representa. “No”, afirmó Nichols. “Es una decisión del presidente (Biden) pero yo creo que ha sido bien claro que los países que con sus acciones no respeten la democracia no van a recibir invitaciones”, subrayó.

Diplomacia con Cuba

Este es el retroceso que más llama la atención, teniendo en cuenta que Cuba participó en el encuentro americano de Panamá en el año 2015, representada por el entonces presidente cubano y líder del proceso político en la isla caribeña junto con su hermano Fidel, Raúl Castro.

Con un “ya era hora de que yo hablara aquí a nombre de Cuba” inició el primer discurso de un mandatario cubano en estos encuentros, reconociendo que Obama era un “hombre honesto”, que “admiraba su origen humilde” y subrayando que “su forma de ser obedecía a ese origen humilde”.

Por su parte Obama destacó el “nuevo inicio de las relaciones entre el pueblo de los Estados Unidos y el pueblo de Cuba”, resaltando los intercambios culturales, humanitarios, entre otros aspectos. “Estados Unidos no será prisionero del pasado. Más que nada miramos hacia el futuro en las políticas que mejorarán las vidas del pueblo cubano”, enfatizó el dignatario.

Allí se sostuvo el primer encuentro oficial entre ambos presidentes luego del anuncio del inicio de las conversaciones para restablecer las relaciones diplomáticas, rotas por más de medio siglo.

El tratamiento del Gobierno cubano a las protestas sin precedentes ocurridas en Cuba en el año 2021 fue calificado por Estados Unidos como una “ola de opresión”. El hecho exacerbó el estancamiento de los nexos entre los dos países. La Habana culpó a Washington de estar detrás de las manifestaciones.

A pesar del regreso a la Casa Blanca del Partido Demócrata, representado por el entonces vicepresidente de Obama, protagonista del deshielo diplomático con Cuba, las relaciones entre Washington y La Habana se encuentran en un impasse con pequeños pasos de distensión, como la reapertura de la embajada estadounidense en la isla, luego del congelamiento de sus funciones por la administración anterior y un encuentro, a finales de abril, entre delegaciones oficiales para conversar sobre migración, tema clave en esta Cumbre de las Américas, en tiempos en los que Estados Unidos enfrenta una de las olas más importantes de indocumentados con rumbo a sus fronteras.

Con EFE, Reuters y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente