Culpable de asesinato un ciudadano nicaragüense que mató a un compatriota

·2 min de lectura

San Sebastián, 7 jun (EFE).- Un tribunal del jurado encargado ha considerado este lunes culpable de asesinato al ciudadano nicaragüense que en 2019 mató a cuchilladas a un hombre en Elgoibar (Gipuzkoa) y dejó malherida a la novia de éste, ambos compatriotas suyos, tras una disputa en un bar.

El tribunal del jurado ha adoptado esta decisión con ocho votos a favor y uno en contra.

Asimismo, han declarado por unanimidad al procesado responsable de un delito de lesiones agravadas por los hechos cometidos contra la mujer sin apreciar las atenuantes de intoxicación etílica y de reparación del daño causado que habían solicitado la Fiscalía y la defensa.

El crimen tuvo lugar la madrugada del 11 de mayo de 2019 cuando, horas después de mantener una discusión con el fallecido en un bar de la localidad, el procesado lo apuñaló en dos ocasiones cuando se despedía de su novia cerca del portal del edificio donde ésta vivía. Antes de atacar al hombre, el inculpado asestó tres cuchilladas a la mujer, que quedó malherida.

Las cámaras de seguridad de distintos establecimientos de Elgoibar grabaron el presunto seguimiento al que el acusado sometió a sus víctimas en los momentos previos a la agresión.

En su posterior huida, el inculpado se sumó a los participantes en una prueba deportiva de marcha montañera, entre los que fue detenido por la Policía cuando se encontraba ya en el paraje de Karakate.

En su veredicto, dado a conocer esta noche en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, el jurado ha considerado que el acusado actuó con alevosía, puesto que el fallecido tenía una elevada tasa de alcohol, se encontraba desarmado y fue atacado por la espalda.

Además no pudo ofrecer resistencia y no tuvo opción a defenderse, ha asegurado el jurado, que ha mantenido además que con su acción el procesado asumió que podría matar a su víctima o que ponía en serio peligro su vida.

De esta manera, el jurado ha apreciado que el encausado actuó con alevosía al intentar asegurarse de que lograría su objetivo acometiendo a sus víctimas sorpresivamente por la espalda y sin correr riesgo alguno para su propia integridad física.

Precisamente, la existencia de alevosía en el caso (como sostenían las acusaciones) o su ausencia (como mantenía la defensa en su empeño de que los hechos fueran considerados un homicidio y no un asesinato), centró el interés principal de las sesiones del juicio celebradas la semana pasada, después de que el acusado hubiera admitido ya su culpabilidad en la primera jornada de la vista oral.

Tras el veredicto de esta noche, se ha celebrado una vistilla en la que todas las partes han tenido que acomodar sus peticiones al fallo del jurado.

De esta manera, finalmente la Fiscalía y la defensa han pedido 17 años de cárcel para el acusado, mientras que el abogado de la familia del fallecido ha demandado 20 años, y el de la mujer que fue acuchillada cinco.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente