El cuerpo de Isabel II será trasladado hoy a la Catedral de St. Giles

·2 min de lectura

El adiós a Isabel II sigue su curso, protocolizado y marcado como ella misma decidió antes de morir. El cuerpo de la reina de Inglaterra llegó ayer al Palacio de Holyroodhouse de Edimburgo, la residencia oficial de la monarquía británica en la capital escocesa, y reposa desde entonces en el Salón del Trono. Y ya esta tarde, el féretro de la reina viajará en procesión hasta la Catedral de St. Giles, acompañado por el rey, Carlos III, y miembros de la Familia Real.

Se espera que la reina esté en la capilla ardiente de la catedral durante 24 horas, un tiempo en el que los ciudadanos podrán presentar sus respetos. Ayer, en el primer traslado desde Balmoral, no hubo especiales aglomeraciones, en una tierra que ha acatado el mando de su hijo, el nuevo monarca, pero con importantes movimientos nacionalistas que piden la independencia de Escocia.

El rey Carlos comenzará el día con una visita a Westminster Hall, donde ambas cámaras del Parlamento se reunirán para expresar sus condolencias. Acompañado de Camila, que ya es la reina consorte, viajará en avión a Edimburgo. Es parte de la operación Spring Tide, el nombre en clave de su primer viaje por las cuatro naciones de Reino Unido como rey, una ruta que se hace en paralelo a los traslados de su madre por el país.

El rey regresará más tarde a Holyrood, donde tendrá una audiencia con la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon. Él y la reina consorte luego asistirán al parlamento escocés, donde recibirán una moción de condolencia. Ya por la noche, el rey Carlos realizará una vigilia con miembros de la familia real en la Catedral de St. Giles.

Ya el martes, la princesa Ana, la única hija de la reina, acompañará el ataúd desde la Catedral hasta el aeropuerto de Edimburgo y luego, según lo planeado, hasta la base de la fuerza aérea real RAF Northolt. Se espera que el último vuelo de la reina de Escocia a Londres llegue poco antes de las 19:00 hora local, una hora más en Madrid.

Desde allí viajará al Palacio de Buckingham, residencia oficial de los monarcas británicos en Londres desde 1837. La llegada del ataúd al palacio será presenciada por el rey Carlos III y Camilla, la reina consorte, antes de ser llevado al Bow Room.

El lunes 19 de septiembre, a las 11:00 horas, será finalmente el funeral de estado en Londres.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR