La cubana Idalys Ortiz mantiene su aspiración de ir a Tokio por una medalla de oro

La Habana, 17 may (EFE).- La campeona de judo cubana Idalys Ortiz, tercera en el acumulado de medallas en la historia olímpica, mantiene su aspiración de participar en los Juegos Olímpicos de Tokio -pospuestos para el año 2021- y lograr en ese evento su segundo título en la división de +78 kg.

"Mi propósito, lógico, es tratar de conseguir la medalla de oro", declaró la judoca cubana -bronce en Pekín 2008, oro en Londres 2012 y plata en Río de Janeiro 2016, citada este domingo por el portal deportivo Jit.

Sobre el aplazamiento de la cita olímpica de Tokio debido a la propagación global de la pandemia de la COVID_19, Ortiz opinó fue "lo más racional para preservar la salud de los atletas".

"Ahora solo debemos mirar el lado positivo, tenemos más tiempo para entrenarnos y los que están alejados de la clasificación tienen mayor margen para crear estrategias y conseguir entrar por el ranking", señaló la judoca cubana de mejores resultados olímpicos.

Ortiz, quien llegará a la próxima Olimpiada a punto de cumplir los 32 años de edad, asegura que no ve "ninguna afectación" en ello aunque "todos pensamos y creemos en el tabú de la edad, cuando vemos que la carrera de un atleta viene en descenso. Creo que no es mi caso".

No obstante, le preocupan sus rivales, principalmente la japonesa Akira Sone, a la que reconoce como "una gran atleta que también está luchando por hacer su historia".

De los últimos dos años Ortiz guarda un balance negativo (3-1) de sus enfrentamientos a Sone.

Pero cree que "la vida pone a uno en el lugar que le corresponde, si Dios quiere y llega a suceder entonces estaría muy feliz de ver tanto sacrifico convertido en éxito".

De momento, la actual situación del coronavirus le ha obligado -como a otros deportistas cubanos- a mantenerse confinada en su casa, donde relata que ha permanecido "en familia, en cuestiones personales y haciendo de todo en la preparación física".

Ortiz pretende mejorar su posición como tercera en el acumulado de medallas en la historia olímpica, posición que comparte con la norcoreana Kye Sun-Hui (1-1-1, de 1996 a 2004), y si consigue mantenerse en el ranking actual, será una de las cuatro sobrevivientes desde Pekín 2008, junto la argentina Paula Pareto, la brasileña Ketleyn Quadros y la tunecina Nihel Cheik-Rouhou.

(c) Agencia EFE