Cuba rechaza la resolución del PE y lo acusa de ser rehén de la extrema derecha

·3 min de lectura

La Habana, 10 jun (EFE).- Cuba rechazó la resolución aprobada este jueves por el Parlamento Europeo (PE) en la que se denuncian violaciones de derechos humanos en la isla y acusó a la Eurocámara de ser "rehén" de un grupo de diputados de extrema derecha.

"Una vez más, el Parlamento Europeo ha desempeñado el triste papel de rehén de un pequeño grupo de eurodiputados de la extrema derecha obsesionados con destruir la Revolución cubana", expresó en un comunicado la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral) de Cuba.

Aseguró que esos eurodiputados "tienen un vínculo demostrado con organizaciones radicadas en Miami financiadas por el Gobierno de Estados Unidos", una acusación que el Gobierno cubano suele dirigir a las personas y organizaciones críticas con su sistema.

"La espuria e injerencista resolución que se acaba de aprobar en el Parlamento Europeo le resta credibilidad a esa institución y refleja la doble moral hacia la nación cubana", alegó.

LA EUROCÁMARA NO VE AVANCES EN DDHH

Impulsada por el grupo conservador del Partido Popular Europeo junto a los liberales y eurodiputados de extrema derecha, la resolución del PE recibió el visto bueno de la mayoría de la cámara en Estrasburgo con 386 votos a favor, 236 en contra y 59 abstenciones.

En ella los eurodiputados señalan que, desde la aplicación del primer acuerdo bilateral entre La Habana y la UE en 2017, Cuba "no ha registrado avances concretos" en materia de derechos humanos, libertades fundamentales, condiciones económicas y sociales, y derechos y libertades civiles de sus ciudadanos.

También lamentan que el Gobierno cubano haya "intensificado su represión y las violaciones de los derechos humanos" y le acusa de haber "reprimido y aplastado brutalmente" los intentos de resistencia y manifestaciones pacíficas producidos recientemente.

CUBA: "NO NOS QUITA EL SUEÑO"

Para el Parlamento Cubano, sin embargo, esta resolución es una campaña de "los enemigos y sus lacayos", así como "un engendro promovido por los representantes más extremistas de las agrupaciones políticas españolas Partido Popular y Vox", a quienes acusa de mantener una "retórica violenta, vulgar y neofascista".

"Una resolución como esta, plagada de doble rasero, no nos quita el sueño", sentenció la Asamblea Nacional del Poder Popular, y anunció que seguirá trabajando "para fortalecer la estructura normativa de nuestra nación, que prioriza el disfrute pleno de todos los derechos humanos para todas las personas".

La resolución de la Eurocámara también insta al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), que dirige el alto representante de la Unión, Josep Borrell, a asegurar que las autoridades cubanas cumplen las obligaciones vinculantes del acuerdo con Cuba, en particular sobre "el respeto de los derechos humanos básicos y las libertades fundamentales".

Para ello, pide a la UE supervisar y hacer "un seguimiento estrecho" del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba a la hora de aplicar el acuerdo, e informar periódicamente al Parlamento.

En la resolución los eurodiputados también condenan "la existencia de presos políticos, la persecución política persistente y permanente, los actos de acoso y las detenciones arbitrarias de disidentes en Cuba", y urgen a la liberación de esas personas.

En un debate parlamentario previo a la votación de la resolución, Borrell defendió el acuerdo bilateral de asociación política y cooperación y aseguró que éste permite cooperar y "apoyar el proceso de modernización y reformas en Cuba".

(c) Agencia EFE