Cuba carece del 50% de su capacidad de suministro energético

Luego de que la Termoeléctrica Antonio Guiteras de Matanzas, una de las más grandes de las isla, detuviera sus operaciones por problemas técnicos, Cuba alcanzó la cifra más alta de la actual crisis energética en lo que va del año, reportando una reducción en su capacidad de generación eléctrica de al menos el 50%.

Aunque Cuba sufre hace tiempo la crisis de energía, es la primera vez que el déficit energético supera el 50% de la capacidad máxima de la generación de suministro, según la compañía estatal Unión Eléctrica (UNE).

UNE estima que la capacidad de generación en el horario más concurrido el miércoles 31 de agosto fue de 2.064 megavatios (MW) para una demanda máxima de 3.100 MW, lo que implica un déficit de 1.036 MW.

La tasa récord se dio tan solo un día después que la central termoeléctrica Antonio Guiteras, ubicada en Matanzas al occidente del país, detuviera su funcionamiento por problemas técnicos.

"Se encontraba en operación desde hacía varios días con parámetros técnicos fuera de los valores permisibles", explicó en comunicado UNE.

Apagones y descontento social

Sin embargo, las interrupciones de energía no es algo nuevo en la isla. Los operarios constantemente deben parar sus funciones por mantenimientos programados, escasez de combustible y, como ocurrió en el mes de agosto, hasta por desastres naturales.

El 6 de agosto de 2022, un rayo cayó sobre una gran instalación de almacenamiento de petróleo en Matanzas. La central contaba con ocho tanques gigantes de petróleo que se utilizaban para alimentar las plantas generadoras de electricidad.

Por lo menos la mitad de la instalación quedó destruida y además de las pérdidas humanas que enlutaron al país, los cortes de energía empezaron a incrementarse debido a la escasez del suministro eléctrico.

En julio se registraron apagones en los 29 de los 31 días del mes, según datos de la compañía estatal y la agencia de noticias EFE. Los cortes de energía dejan en ocasiones hasta 12 horas sin energía a los ciudadanos.

Los apagones afectan directamente la economía y la vida diaria de los cubanos. En los últimos días de agosto se han realizado varias protestas por este motivo y esta fue una de las razones detrás de las multitudinarias manifestaciones antigubernamentales del 11 de julio de 2021, las mayores en décadas.

Posibles salidas a la crisis energética

El Gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel trabaja a toda marcha en una negociación con la empresa turca, Karpowership, uno de los operadores más grandes del mundo de centrales eléctricas flotantes, con el objetivo de duplicar los megavatios que se producen en la isla.

Cuba tiene una demanda mínima de 3.000 MW y actualmente produce entre 2.000 MW y 2.500 MW.

Aunque la compañía turca ya tiene cinco barcos operando en Cuba, las fuentes de la negociación que fueron entrevistadas por la agencia de noticias Reuters y que pidieron no ser identificadas por confidencialidad del trato, esperan que Cuba presente una forma para certificar que se harán los pagos de arrendamiento de las centrales flotantes.

“Cuba tiene escasez de efectivo y está atrasada en los pagos con muchos proveedores y socios de empresas conjuntas", dijo una de las fuentes que habló con Reuters.

El país caribeño depende en gran medida del petróleo extranjero para producir energía. Venezuela, su principal proveedor, en los últimos meses ha reducido considerablemente sus envíos.

Díaz-Canel planea que para 2030 el país reduzca la dependencia de combustible externo y se pueda abastecer hasta en un 37% de energías renovables.

Con EFE, AP y medios locales