Cuba anuncia avances en la investigación de las causas del accidente aéreo

Personal cubano trabaja entre los escombros del avión accidentado en La Habana (Cuba). EFE/Archivo

La Habana, 12 jun (EFE).- La investigación del trágico accidente aéreo ocurrido el 18 de mayo en La Habana, que dejó 112 muertos, ha registrado avances y los expertos esperan hallar las causas lo antes posible, informaron hoy medios oficiales de la isla.

Las cajas negras del avión fueron trasladadas a EEUU, donde son analizadas en laboratorios de ese país, que cuenta con el equipamiento y la tecnología adecuados, explicó la directora de Transporte aéreo del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC), Mercedes Vázquez, en un informe de la televisión estatal.

Según el reporte televisivo, expertos de la Aeronáutica Civil de la isla indicaron que el análisis de las dos cajas negras en laboratorios de EEUU "avanza" y que el lugar donde ocurrió el desastre aéreo se mantiene preservado.

El Boeing 737-200 arrendado por la aerolínea cubana a la empresa mexicana Global Air para el vuelo DMJ-972 se estrelló minutos después de despegar de La Habana con 113 personas a bordo en dirección a la ciudad oriental de Holguín.

La directiva del IACC afirmó que la decisión de que el examen se realizara en EEUU fue un consenso entre las partes involucradas en la investigación del accidente: Cuba, el estado donde ocurrió el suceso, México, el país de la compañía propietaria del aparato, y EEUU, donde éste fue diseñado y fabricado.

El objetivo es "llevar a cabo todos los estudios de laboratorio que llevan a la identificación de los parámetros de estos equipos" para cotejar las averiguaciones con el resto de las partes y piezas recuperadas en el terreno donde se desplomó el avión, precisó.

La jefa del departamento de asesoría legal de la IACC, Adys Sánchez, indicó que continúan en el lugar accesorios y partes que son importantes para el proceso de investigación del siniestro.

Asimismo, la directora jurídica de Cubana de Aviación, Johanna Rodríguez, dijo que están visitando a las familias de las víctimas con el fin de informarlas y ofrecer detalles del proceso de investigación para determinar las causas del accidente aéreo.

El desastre provocó la muerte de 112 personas, de ellas 101 cubanos y once extranjeros: siete mexicanos -incluidos los seis miembros de la tripulación y una turista-, dos argentinos y dos saharauis residentes en la isla, uno de los cuales tenía también nacionalidad española.

La única superviviente fue la cubana Maylén Díaz Almaguer, de 19 años, quien se encuentra reportada en estado crítico y pronóstico reservado en un hospital habanero, aunque con un "avance favorable" dentro de la gravedad debido a infecciones surgidas en los últimos días.