Cuatro ministros europeos de Exteriores inician una visita a China

·2 min de lectura

Pekín, 29 may (EFE).- Los ministros de Asuntos Exteriores de Serbia, Polonia, Irlanda y Hungría inician hoy una visita de tres días a China, en un momento en el que las relaciones con la Unión Europea (UE) atraviesan un bache a raíz del alto de Bruselas a la aprobación de un acuerdo de inversiones.

El polaco Zbigniew Rau, el irlandés Simon Coveney (cuya cartera también engloba Defensa), el húngaro Péter Szijjártó (responsable también de Comercio) y el serbio Nikola Selakovic (el único de los cuatro cuyo país no forma parte de la UE) se reunirán con su homólogo chino, Wang Yi.

Según el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China Zhao Lijian, los diplomáticos abordarán "las relaciones bilaterales, cooperación regional y las relaciones entre China y la UE".

"Estos cuatro países son importantes socios de cooperación para China en Europa, y han mantenido una larga y amistosa relación con China", aseguró Zhao este viernes durante la rueda de prensa diaria.

"La parte china -apuntó el portavoz- está deseosa de profundizar en la confianza política y la cooperación práctica durante la visita (que está previsto que dure hasta el próximo día 31), y de promover desarrollo equilibrado de las relaciones entre China y la UE".

Esas relaciones comenzaron a agriarse el pasado mes de marzo, cuando Bruselas -así como otros aliados occidentales- impuso una serie sanciones contra cuatro altos funcionarios chinos y una entidad por supuestas violaciones de los derechos humanos en la región noroccidental china de Xinjiang.

China respondió sancionando a 10 europeos -entre ellos 5 eurodiputados- y cuatro entidades.

Esto desembocó en la paralización, este mes, de la ratificación del acuerdo de inversiones que Pekín y Bruselas habían alcanzado el pasado diciembre.

Analistas citados el diario hongkonés South China Morning Post sostuvieron que estas conversaciones le servirán a China tanto para intentar contrarrestar la influencia de Estados Unidos como para transmitir su mensaje a la UE en un momento delicado de las relaciones entre ambas partes.

(c) Agencia EFE