Cuatro elecciones legislativas en menos de dos años en Israel

·3 min de lectura

En menos de dos años, los israelíes han sido llamados a las urnas cuatro veces, ante la incapacidad de sus partidos políticos de formar coaliciones gubernamentales estables.

- Primeras elecciones -

El 9 de abril de 2019, los israelíes votan en unas legislativas anticipadas en las que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, en el poder desde 2009 e inculpado por corrupción, espera lograr una victoria que lo mantenga en el cargo.

Frente a él, Benny Gantz, exjefe del ejército, lidera la nueva alianza de centro Kahol Laval ("Azul-blanco").

Tanto el Likud (derecha) de Netanyahu como "Azul-blanco" obtienen 35 escaños.

El 17 de abril, el presidente, Reuven Rivlin, encarga a Netanyahu que forme un nuevo gobierno.

El 29 de mayo, ante la incapacidad de este para formar una coalición, el Parlamento vota por su propia disolución y se convocan nuevas elecciones en septiembre.

- Netanyahu y Gantz, igualados -

El 17 de septiembre, Likud y "Azul-blanco" quedan nuevamente empatados.

Gantz aboga por "un gobierno de unidad amplio". Para Netanyahu, el país tiene dos opciones: "o un gobierno que yo dirijo o un gobierno peligroso que depende de los partidos árabes".

La "Lista Unida" de partidos árabes, la tercera fuerza política con más diputados, recomienda a Gantz como primer ministro.

El 25, Netanyahu es designado para formar el gobierno. Gantz se niega a "sentarse en un gobierno cuyo líder está bajo una grave acusación".

El 21 de octubre, Netanyahu renuncia y deja la pista libre para Gantz, a quien el presidente designa para formar el gobierno.

Pero el 21 de noviembre, tras el fracaso de Netanyahu y Gantz, el presidente ordena al Parlamento que encuentre un primer ministro.

El mismo día, el fiscal general, Avichai Mandelblit, acusa a Netanyahu de corrupción, fraude y abuso de confianza en tres casos. Esta es la primera vez que se procesa a un primer ministro en ejercicio.

El 11 de diciembre, los diputados votan para disolver el Parlamento. Se convocan elecciones para marzo de 2020.

- Nuevo fracaso -

El 2 de marzo, en medio de la epidemia del coronavirus, el Likud obtiene 36 escaños y "Azul-blanco", 33.

El 16, Rivlin encarga a Gantz la formación del gobierno.

A finales de marzo, este último al no haber reunido una mayoría decide unirse a su rival para formar un "gobierno de emergencia".

El 20 de abril, los dos hombres acuerdan un gobierno de unidad y emergencia. Su pacto de tres años prevé un gobierno dirigido por Netanyahu durante los primeros 18 meses y por Gantz durante los 18 meses siguientes.

El 6 de mayo, el Tribunal Supremo, interpelado por varias organizaciones que cuestionan la legalidad del acuerdo, lo valida.

Al día siguiente, Rivlin encarga a Netanyahu que forme un gobierno de unidad, ratificado por el Parlamento el 17 de mayo.

El 23 de diciembre, después de que los diputados no logren adoptar un presupuesto, el Parlamento se disuelve, lo que da lugar a la convocatoria de elecciones para marzo de 2021.

- Cuartas elecciones -

Los israelíes están llamados a las urnas el 23 de marzo. Esta vez, la hipótesis de que Gantz y Netanyahu queden empatados es muy improbable, pues el político de centro se ha hundido en los sondeos. Numerosos partidos no le perdonaron que se aliara con Netanyahu, una coalición que vieron como una "traición".

En estos comicios, el primer ministro saliente no se enfrenta a un oponente sino a tres: el centrista Yair Lapid, el conservador Gideon Saar y el líder de la derecha radical Naftali Bennett.

acm/cgo/vg/jvb/es