Cuatro años de prisión por abusar de dos menores disfrazado de oso panda

·2 min de lectura
Foto de archivo de un coche de la Policía Nacional. (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Foto de archivo de un coche de la Policía Nacional. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Foto de archivo de un coche de la Policía Nacional. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Un hombre de 46 años ha sido condenado por la Audiencia de Alicante a cuatro años de prisión por abusar sexualmente de dos chicas menores de edad, después de ofrecerse para fotografiarse junto a ellas disfrazado de oso panda en Benidorm.

La sentencia, dictada por un tribunal de la Sección Décima, considera que el acusado, de nacionalidad ecuatoriana, es responsable de dos delitos de abuso sexual cometido sobre menores de 16 años, 10 y 11 años en el momento de los hechos, después de que el propio procesado asumiese la autoría de los hechos y expresase su conformidad ante la pena solicitada por la Fiscalía.

Los abusos se produjeron en torno a las 17 horas del 9 de noviembre de 2019 en una céntrica calle de Benidorm, en la que el acusado se ofreció a un grupo de niñas “para que se hiciesen fotos con él”, al estar disfrazado de oso panda.

Las menores accedieron y se colocaron a ambos lados del procesado para fotografiarse, cuando el acusado, “movido por una evidente intención de satisfacción sexual”, palpó de forma reiterada las nalgas de una de las menores, de once años en el momento de los hechos, que se apartó del lugar asustada.

Después de que el acusado agarrara las nalgas de una segunda menor, que entonces tenía diez años, ambas advirtieron de lo ocurrido, lo que permitió el arresto del acusado.

El acusado admitió los hechos en el momento del juicio, por lo que el tribunal procedió a dictar sentencia sin que fuese necesaria la continuación de la vista.

La Audiencia de Alicante ha acordado imponer los cuatro años de privación de libertad (dos años por cada delito) que se sustituyen por una orden de expulsión del territorio español y prohibición de entrada por cinco años, por cada delito, “con apercibimiento de cumplimiento de la pena de prisión impuesta si la infringiera”.

También se impone la prohibición de aproximación a las menores a menos de 500 metros durante cinco años y se le inhabilita para cualquier profesión u oficio que conlleve contacto con menores durante otros seis años.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente