Tres cuartos de los países del mundo están afectados por polución por micropartículas, según un estudio

·3 min de lectura

Tres cuartos de los países registraron en 2020 niveles superiores a las recomendaciones máximas de la presencia en el aire de micropartículas, responsables de muchas muertes prematuras, pese a la caída significativa de las actividades contaminantes por la pandemia de covid-19, según un informe publicado este martes.

En total, el 84% de los países han registrado una caída de los niveles de contaminación del aire con partículas finas PM2,5 (inferiores a 2,5 micrometros), según este informe, elaborado por la rama de investigación de la empresa suiza IQAir y Greenpeace con datos de las estaciones de vigilancia terrestres, dos tercios de las cuales están operadas por instituciones públicas.

De 106 países con datos disponibles, solo 24 respetaban las normas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para las partículas cuyo diámetro corresponde a una treintavo de un cabello humano. Este tamaño las permite penetrar en el sistema sanguíneo a través de los pulmones, provocando asma, cáncer de pulmón o enfermedades cardíacas.

La mayoría de los siete millones de muertes prematuras en el mundo que la OMS atribuye a la contaminación del aire están causadas por las PM2,5, procedentes de las tormentas de arena, de la agricultura, la industria y la combustión de energías fósiles.

"Muchas regiones en el mundo han conocido mejoras inéditas, pero temporales, de su calidad del aire en 2020. Las restricciones debidas al covid han supuesto una caída brutal del consumo de energías fósiles", subrayó Lauri Myllyvirta del Centro de Investigación sobre la Energía y el Aire (CREA), que también ha colaborado en el estudio.

Ello ha permitido "evitar decenas de miles de muertes" en el mundo.

Otros estudios sugieren que una exposición a la contaminación del aire aumenta la vulnerabilidad al covid-19 y favorece quizá la circulación del virus.

Esta mejora de la calidad del aire en 2020 ya se ha constatado en muchos estudios regionales, al igual que el aumento de la polución con la retirada de las restricciones.

Como los años precedentes, el sur y el este de Asia fueron las regiones más afectadas por las PM2,5 en 2020: Bangladés, India y Pakistán concentran 42 de las 50 ciudades más contaminadas del mundo, 49 de 50 si se tiene en cuenta a China, donde el 86% de las ciudades estudiadas han registrado una mejora global.

Entre las capitales, Nueva Delhi era la más contaminada (como en 2019) con más de ocho veces la dosis máxima recomendada por la OMS. Le siguen Dacca, Ulán Bator, Kabul y Doha. Islamabad es la 11ª y Pekín la 15ª.

En el otro extremo de la lista están Estocolmo, Helsinki y Wellington como las menos contaminadas.

Estados Unidos es el único país donde la polución de PM2,5 registró un aumento del 6,7%, atribuido a los grandes incendios que arrasaron el noroeste del país. Al punto de que 38% de las ciudades estadounidenses estudiadas no respetaron las normas de la OMS en 2020, frente al 21% en 2019.

so/fmp/ao/af/lda