Cuartas elecciones en Bulgaria en un año y medio

Por cuarta vez en año y medio, los búlgaros votan este domingo para que salga el que será su próximo Gobierno.

La inseguridad económica provocada por los altos precios es el tema que ha dominado la campaña de estas elecciones parlamentarias.

Con una inflación que se acerca al 20%, Bulgaria es el país balcánico más pobre de la Unión europea.

En este clima de inestabilidad económica, se espera que Boïko Borisov, ex primer ministro y peso político durante más de una década, vuelva al poder. Los sondeos sitúan a su partido, el conservador, Gerb, en primer lugar, con un 25% de las intenciones de voto.

Su principal rival el centrista Kiril Petkov ha centrado su campaña entorno a la corrupción. El empresario de 42 años formado en Harvard quiere acabar con estas prácticas que han salpicado a la política búlgara en numerosas ocasiones.

El centrista entró en la escena política en 2021 pero fue derrocado el pasado junio por una moción de censura, gobernando un total de siete meses.

Según las encuestas Petkov va nueve puntos por detrás de Borisov.

Estas elecciones se celebran en un contexto marcado por la guerra en Ucrania, por lo que algunos observadores temen una baja participación.

De no formarse un ejecutivo estable, el país seguiría dirigido por el gobierno provisional de Rumen Radev que ha recibido críticas por intentar entablar negociaciones para reanudar los suministros de gas desde Rusia, ahora suspendidos.

La inestabilidad política en este país a medio camino entre Occidente y Rusia podría beneficiar al Kremlin, defienden algunos expertos

Los grupos populistas y prorrusos podrían aumentar su representación en el parlamento, aunque no logren una mayoría clara.