¿Cuántos delfines rosados quedan?

Dos individuos, madre y cría, de delfín rosado de Hong Kong. Crédito: Stephen Chan, Cetacean Ecology Lab, SWIMS, HKU

Para poder proteger a una especie amenazada, hay que saber cuántos individuos quedan de esa especie. Parece una obviedad, pero por desgracia no siempre se consigue ni es tan fácil. Esto es lo que ha pasado con el delfín rosado de Hong Kong (Sousa chinensis), para el que un estudio reciente da una cifra de individuos bastante distinta de la que se consideraba hasta ahora.

¿Cómo de distinta la cifra? Hasta ahora se consideraba que quedaban en torno a 60 delfines en el estuario del Río Perla, su zona de cría preferente. Pero en el nuevo estudio la cifra se amplía hasta 368 individuos. Pero sería un error creer que esta especie está menos amenazada de lo que se estimaba mirando únicamente las cifras.

[Te puede interesar: Cómo llegaron los delfines a vivir en los ríos]

Porque la diferencia en las estimaciones – que es lo que son, en ningún caso han contado todos los delfines – vienen dadas por el método con el que se han realizado los estudios. Y no son incompatibles en absoluto.

Hasta ahora se ha venido utilizando un método denominado “de transectos lineales”. Consiste en realizar viajes en barco, en línea recta, y contar todos los delfines que aparecen. Algo similar a calcular el número de viajeros en una línea de tren contando cuánta gente pasa por las taquillas de una estación, y calculando cuántos se habrán subido.

[Te puede interesar: Estudiando cetáceos desde el aire]

En el nuevo trabajo, el método es distinto. La técnica se conoce como “captura-recaptura fotográfica”. Los delfines son fácilmente reconocibles por su aleta dorsal, que tiene características propias de cada individuo. Algo así como el reconocimiento facial. Lo que se hace es, durante un periodo largo de tiempo, fotografiar a todos los individuos que uno se encuentre, ver cuáles son distintos y contarlos. Cuando las recapturas – los individuos que ya se habían detectado – superan con mucho las nuevas capturas, o incluso no aparecen nuevas, se para el proceso.

Cada método da una idea distinta. Con el primero se sabe cuántos individuos había en un lugar en un día en concreto, pero no se estima bien cuántos pasan por allí a lo largo de un periodo. El método de la captura-recaptura permite saber cuántos delfines hay, pero no si son parte de la población estable, ya que no se diferencia a los visitantes de los permanentes.

Bien, pero después de todo esto, ¿qué podemos saber de la situación de la especie? ¿Cómo están de amenazados los delfines rosados? La respuesta es que ambas cifras dan el mismo panorama: la situación de esta especie es preocupante, y las medidas que se han tomado hasta ahora no son suficientes. Gracias a la mayor cantidad de datos que se tiene ahora mismo, se podrán proponer medidas de conservación que nos permitan seguir disfrutando de este hermoso animal.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines