Cuando uno de los hombres más ricos e influyentes de EEUU del siglo XIX era un enano circense

Según informaron las crónicas de la época, el entierro de Charles Sherwood Stratton, fallecido el 15 de julio de 1883 a la edad de 45 años, congregó en el cementerio de Mountain Grove de Bridgeport (Connecticut) a una multitud que superaba las 20.000 personas, acudiendo al sepelio algunas de las personalidades más importantes del momento para rendir un sentido homenaje a quien a lo largo de casi cuatro décadas se había convertido en uno de los personajes más populares e influyentes de los Estados Unidos.

El artista circense Charles Sherwood Stratton ‘General Tom Thumb’ fue uno de los hombres más ricos e influyentes de EEUU del siglo XIX (imagen vía Wikimedia commons)

Pero no se trataba de ningún político o empresario sino de un hombre de baja estatura (apenas llegó al metro) que había trabajado como artista en el circo de Phineas Taylor Barnum y que fue conocido con el nombre artístico de ‘General Tom Thumb’.

[Te puede interesar leer: Cuando Charles Dickens frustró la compra de la casa natal de Shakespeare por el empresario circense PT Barnum]

Dos aspectos destacaron sobresalientemente en Charles Sherwood desde temprana edad: su enanismo y su prodigiosa inteligencia y capacidad para memorizar infinidad de datos. Esto fue aprovechado por Barnum cuando el pequeño tan solo tenía cinco años de edad tras ser avisado por la madre de éste (ya que el empresario circense era un familiar lejano).

Y con tan corta edad lo vistió como si fuera un adulto (con ropas de su medida, evidentemente) le puso el nombre artístico de Tom Thumb (que es como los anglosajones conocían al personaje de cuento ‘Pulgarcito’) y lo llevó de gira con su circo.

El hecho de que empezara desde tan joven hizo que tuviera una larga carrera artística hasta ser adulto y que a lo largo de aproximadamente cuatro décadas fuese uno de los artistas de circo mejor valorados, pagados y reconocidos por el gran público.

Pero la legión de seguidores del General Tom Thumb que abarrotaban las gradas del circo Barnum no se limitó a simples espectadores que acudían pagando su entrada, sino a grandes personalidades como presidentes de naciones e incluso miembros de las monarquías más insignes de Europa.

Durante las diferentes giras que el circo efectuó por el viejo continente varias fueron las ocasiones en las que actuó frente a la mismísima reina Victoria I del Reino Unido realizando una imitación de Napoleón Bonaparte que provocó las carcajadas de la monarca.

Charles Sherwood Stratton ‘General Tom Thumb’ disfrazado de Napoleón junto a su esposa Lavinia Warren (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: Cuando en los teatros y circos ambulantes triunfaba el espectáculo de la mujer sin cabeza]

Corre una historia sobre un suceso, durante la visita del pequeño artista al Palacio de Buckingham (que no se sabe si es totalmente cierta) en la que se explica que uno de los perros de la reina atacó e hirió a Tom Thumb y ésta, para compensarlo, envió una carta a todas las casas reales europeas solicitando que recibieran al circo Barnum.

También es famosa la anécdota sobre el regalo que le realizo la reina Victoria al artista que consistía en un pequeño coche de caballos (tirado, evidentemente, por ponys) conducido por un cochero que también padecía de enanismo. Con él se paseó por la ciudad de Londres durante su estancia en la capital inglesa y posteriormente se lo llevó a su regreso a los Estados Unidos.

El artista circense ‘General Tom Thumb’ en el pequeño carruaje que le regaló la reina Victoria I del Reino Unido (imagen vía antiquecarousels)

Quienes también hicieron muy buenas migas con el artista circense fue el matrimonio Lincoln, con quienes se reunió en varias ocasiones en la Casa Blanca e incluso éstos llegaron a enviarle un valioso regalos cuando contrajo matrimonio con Lavinia Warren, otra artista circense de corta estatura.

Charles Sherwood Stratton se convirtió en el artista de circo mejor pagado de su época, llegando a amasar una pequeña fortuna, la cual invirtió en diferentes negocios, con el fin de dejar los escenarios y dedicarse por completo al mundo empresarial, pero que no fueron del todo acertados y obligándole a volver a actuar tras un corto periodo retirado.

Gracias a su prodigiosa inteligencia, su simpatía y buena mano izquierda, durante su vida supo codearse con los más insignes personajes y entablar buenas amistades y contactos, convirtiéndose en una de las personas más influyentes de la época.

Falleció de forma inesperada a la edad de 45 años a causa de un derrame cerebral, pocos meses después de haber vivido un episodio traumático durante el incendio del hotel Newhall House en Milwaukee en el que se encontraba alojado y de donde fue salvado junto a su esposa y el empresario PT Barnum in extremis.

[Te puede interesar leer: PT Barnum, el empresario que se enriqueció con los monstruos]

En dicho incendio fallecieron 90 personas y que este hecho dejó secuelas (sobre todo psicológicas) a Charles Sherwood quien al cabo de medio año escaso murió.

Innumerables fueron los homenajes que se le rindieron. Varias las estatuas en su honor, entre las que destaca la erigida en el cementerio de Mountain Grove donde fue enterrado.

Fuentes de consulta e imágenes: thevintagenews / findagrave / wisconsinhistory / antiquecarousels / Wikimedia commons