Cuando una foto vale más que 1.000 bulos sobre Salvador Illa

·3 min de lectura

Esta mañana se ha vacunado Salvador Illa. Quien fuera ministro de Sanidad durante buena parte de la pandemia, y ahora líder del PSC tras su candidatura a las pasadas elecciones autonómicas catalanas ha sido citado hoy en la Fira de Barcelona para, cumpliendo el estricto calendario nacional, ser inoculado con la primera de las dos vacunas de Pfizer que le serán administradas.

Puede parecer que la foto de Illa es una más de la gran cantidad de políticos que en las últimas semanas están pasando por el mismo proceso al contar con edades superiores a los 55 años. Pero no lo es. De hecho, la foto de Illa debería ir en la portada de todas las webs, abrir el telediario y encabezar los boletines informativos de las cadenas radiofónicas. Incluso debería ser el tema principal de las tertulias que se desarrollen en las próximas horas. ¿Por qué?

Pues porque en plena campaña a las elecciones catalanas del pasado 14 de febrero, Illa fue noticia por un rumor al que el secretario general del PP, Teodoro García Egea, dio alas y que apuntaba a que Illa se había colado en el turno de vacunación. Actuando de forma fraudulenta y saltándose los protocolos del Ministerio de Sanidad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

A Egea le siguieron muchos políticos más, como la exministra de Sanidad y expresidenta del Congreso, Ana Pastor, quien suele caracterizarse por todo lo contrario. Por una moderación y un talante poco trabajado en la política española los últimos años. 

También de partidos como Junts. Laura Borràs directamente afirmó sentirse sorprendida por la decisión del exministro. "Él ya ha manifestado su incompetencia, y ahora también su irresponsabilidad y falta de ejemplaridad", agregó la ahora presidenta del Parlament catalán.

Líderes políticos como Pablo Casado (PP), Oriol Junqueras (ERC) y Carlos Carrizosa (Ciudadanos) también alimentaron las sospechas sobre Illa, hasta el punto de que Sanidad salió al paso para certificar que el exministro no se había vacunado.

Todo se desencadenó porque el entonces candidato del PSC a la Generalitat fue el único participante en el debate electoral organizado por TV3 el 9 de febrero que no quiso realizarse una prueba de coronavirus antes de participar en el espacio. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Illa esgrimió que "los protocolos sanitarios no aconsejan hacer las pruebas PCR en estos contextos ni en estas condiciones. El debate reunía las medidas de seguridad, había distancia de más de dos metros, llevábamos mascarilla cuando no había esta distancia y se siguieron todos los protocolos. Yo me hago las pruebas cuando lo dictan los protocolos sanitarios". Pero que el exministro de Sanidad cumpliera los protocolos que él mismo había establecido semanas antes debió de sonarle raro a sus contrincantes.

El caso es que el dirigente socialista, que cumplió 55 años el pasado 5 de mayo, ha acudido al vacunódromo a las 09.00 horas acompañado por su mujer. Y tras media hora de cola, ha sido por dos enfermeras, Iris -que es quien le ha puesto la inyección- y Cristina. Sabemos todos los detalles de la vacunación, quedan ahora por saber los detalles de las excusas que Illa se merece, aunque en campaña parece que todo vale.

En vídeo | El ministro español de Sanidad, Salvador Illa, a favor de la Unión Sanitaria Europea

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente