Cuando terroristas anticastristas con ayuda de la CIA atentaron contra un barco mercante español

Alfred López
En 1964 el mercante de bandera española ‘Sierra Aránzazu’ fue atacado por miembros del Movimiento de Recuperación Revolucionaria con ayuda de la CIA (imagen vía circulomaritimo)
En 1964 el mercante de bandera española ‘Sierra Aránzazu’ fue atacado por miembros del Movimiento de Recuperación Revolucionaria con ayuda de la CIA (imagen vía circulomaritimo)

Ocurrió a última hora de la tarde del 13 de septiembre de 1964 en el mar Caribe, unas horas en las que en aquella zona ya ha comenzado a anochecer y en las que el mercante de bandera española ‘Sierra Aránzazu’ navegaba tranquilamente por aguas del canal de Las Bahamas (a 130 kilómetros al noreste de Cuba).

Sin esperárselo fue interceptado por dos lanchas rápidas desde las que se comenzó a disparar con ametralladoras y algún pequeño cañón hacia la tripulación del barco, además de abordarlo, subir en él e intentar una masacre con la que acabar con la vida de toda la tripulación.

El resultado de dicho ataque fue dos fallecidos (el capitán, Pedro Ibargurengoitia y el segundo oficial, Javier Cabello) y varios heridos, uno de ellos de gravedad y que fallecería horas después (el tercer maquinista, José Vaquero).

[Te puede interesar leer: La tragedia del barco con inmigrantes italianos que se hundió frente a Cartagena y cuyo capitán huyó el primero]

El Sierra Aránzazu comenzó a arder y el resto de tripulación tuvo que abandonar rápidamente el barco para ponerse a salvo en una lancha, en la que navegaron hasta que fueron interceptados por el carguero de bandera holandesa ‘P. G. Thulin’ que transitaba por allí (a bordo del cual falleció el mencionado José Vaquero).

Artículo del diario La Vanguardia informando del atentado cuando todavía no se conocía los autores del ataque (imagen vía Hemeroteca de La Vanguardia)
Artículo del diario La Vanguardia informando del atentado cuando todavía no se conocía los autores del ataque (imagen vía Hemeroteca de La Vanguardia)

El mercante Sierra Aránzazu era un barco nuevo, había sido botado aquel mismo año y se encontraba viajando hacia La Habana, capital de Cuba, adonde llevaba un extenso cargamento de mercancías variadas, por el peso de mil cien toneladas.

Específicamente el cargamento estaba compuesto por las siguientes mercancías: cuatro cajas de jamón deshuesado (73 kilos), un barril de aceitunas (41 kilos), 103 bultos de jaulas para gallinas (53.265 kilos), 4.000 cajas de brandy (68.000 kilos), nueve jaulas y cinco atados de arados de seis discos (5.280 kilos), una caja de conexiones para tuberías (330 kilos), dos cajas de mangueras para tuberías (1.956 kilos), 118 fardos de tejido de lana (6.688,7 kilos), dos cajas de repuestos de arados de seis discos (6.011 kilos), 64 sacos de hojas de laurel (1.908 kilos), 4.001 sacos de almendras (200.050 kilos), 50.600 cajas de ajos (587.200 kilos), 1.050 fardos de mantas/arpilleras (72.850 kilos), 3.100 cajas de muñecas (42.000 kilos), 3 cajas de comestibles (886 kilos) y 822 cartones de corcho aglomerado (17.673 kilos).

Y es que a pesar de pertenecer a un Estado fascista, bajo la jefatura del dictador Francisco Franco, España todavía seguía manteniendo un tratado de comercio con la Cuba del dictador comunista Fidel Castro, algo que parecía ilógico al tratarse de dos políticos antagónicos.

Paradójicamente, durante las primeras horas después del ataque, las noticas que se dieron a conocer eran que dicho ataque había estado perpetrado por un grupo de revolucionarios castristas, algo que poco después se pudo desmentir ya que realmente quienes estaban tras el atentado terrorista eran los miembros del ‘Movimiento de Recuperación Revolucionaria’ (MRR), una organización de carácter paramilitar y anticastrista.

Portada del diario La Vanguardia informando de la autoría del atentado (imagen vía Hemeroteca de La Vanguardia)
Portada del diario La Vanguardia informando de la autoría del atentado (imagen vía Hemeroteca de La Vanguardia)

Desde el gobierno de España se exigió responsabilidades a los Estados Unidos, debido a que las aguas donde se produjo el ataque pertenecía a los norteamericanos. Estos emitieron un mensaje una ligera disculpa que, evidentemente, no convenció a las autoridades españolas. Pero eso solo fue en un principio, ya que a los pocos meses poco o nada se recordaba el incidente… y es que Franco deseaba mantener un trato de cordialidad con los estadounidenses y no deseaba ‘enojarlos’.

[Relacionado: La mayor tragedia naval de la Historia]

Desde Estados Unidos llegó una compensación económica de algo más de un millón de dólares de la época y que hoy en día rondarían algo menos de diez millones de euros.

Eso sí, desde España se organizó la repatriación de los cadáveres de los tres marinos asesinados y del resto de la tripulación, poniéndose a disposición de éstos y sus familiares y organizando unos funerales de Estado ya que fue proclamado el luto oficial en la nación.

Noticia sobre la llegada a España de los restos mortales de los marinos asesinados en el Caribe (imagen vía Hemeroteca La Vanguardia)
Noticia sobre la llegada a España de los restos mortales de los marinos asesinados en el Caribe (imagen vía Hemeroteca La Vanguardia)

En el No-Do (Noticiero Documental que se proyectaba en todos los cines) correspondiente al 28 de septiembre de 1964 se informó de la tragedia del ataque terrorista

Con los años y tras haber sido desclasificados diversos documentos de la primera mitad de la década de 1960, se pudo descubrir que los miembros del Movimiento de Recuperación Revolucionaria (MRR) que atacaron al barco mercante español Sierra Aránzazu habían sido entrenados, armados y financiados por la CIA y que la agencia de inteligencia estadounidense había estado detrás del ataque terrorista y enterada desde el primer momento.

Parece ser que el gobierno estadounidense, que había iniciado poco antes la política de embargo a Cuba, no estaba conforme que España comercializara con la isla y quiso sabotearlo a través de los miembros del Movimiento de Recuperación Revolucionaria, algo que intimidaría al gobierno de Franco y que dejaría de tener negocios con el país del revolucionario Castro.

Fuentes de consulta e imágenes: Hemeroteca La Vanguardia / portalcultura.mde.es (pdf) / elpais / circulomaritimo