Cuando una niña ex-esclava de siete años se convirtió en icono del movimiento abolicionista de EEUU

Alfred López
·4 min de lectura
Mary Mildred Williams fue una niña ex-esclava de siete años que en 1855 se convirtió en icono del movimiento abolicionista de EEUU (imagen vía Wikimedia commons)
Mary Mildred Williams fue una niña ex-esclava de siete años que en 1855 se convirtió en icono del movimiento abolicionista de EEUU (imagen vía Wikimedia commons)

La táctica de recurrir a un niño o niña (tanto la imagen como la persona) como reclamo para conseguir un fin determinado (político, social, económico…) y con ello conmover y remover conciencias es conocida con el término ‘pedofrastia’, un neologismo no registrado por el diccionario (aunque válido, según la Fundéu), calco del anglicismo ‘pedophrasty’ y que surgió de la unión de los vocablos griegos ‘paidós’ (niño) y ‘frastêros’ (guía, informador, ilustrador). Se le atribuye la acuñación del término al ensayista libanés Nassim Nicholas Taleb.

Muchos son los pequeños que han sido utilizados con diferentes fines para dar visibilidad a diversos temas, siendo dos referentes las jóvenes Malala Yousafzai, de origen pakistaní que ganó el Premio nobel de la Paz en 2014 por su activismo en pro de los derechos civiles y la educación de las niñas y las mujeres, y Greta Thunberg, activista sueca medioambiental.

A mediados del siglo XIX, Mary Mildred Williams fue una pequeña niña que se convirtió en todo un referente e icono del movimiento abolicionista de los Estados Unidos.

Mary nació en el seno de una familia de esclavos afroamericanos, pero curiosamente la niña tenía un tono de piel totalmente claro, lo cual la hacía parecer caucásica. Tras ser liberados de la esclavitud, en 1855, se fue a vivir junto a sus progenitores a Boston, donde su padre había entrado en contacto con un famoso senador republicano llamado Charles Sumner, quien en aquellos momentos lideraba un importante movimiento antiesclavista.

Cuando el senador Sumner conoció a la pequeña (que en aquel momento contaba con 7 años de edad) y su pasado como esclava y, además, vio su piel clara, tuvo una genial idea para atraer la atención en su campaña abolicionista.

Un año antes, la escritora Mary Hayden Pike, había publicado (bajo el seudónimo de Mary Langdon) un relato de ficción titulado ‘Ida May: una historia de cosas reales y posibles’ (Ida May: a Story of Things Actual and Possible), cuya trama hablaba del secuestro de una niña blanca y cómo había sido esclavizada, convirtiéndose en una de las historias más leídas en aquella época.

Charles Sumner ideó todo un plan para presentar a Mary Mildred Williams como la verdadera pequeña que vivió el mismo infortunio que Ida May.

El senador mando que tomasen a Mary un daguerrotipo (las primeras técnicas de fotografía), en la que aparecía la niña elegantemente vestida y con un semblante solemne, apoyando su antebrazo derecho sobre una mesa la que había depositado una especie de cuaderno.

Esta imagen de la niña se distribuyó junto a una carta escrita por Charles Sumner en la que denominaba a la pequeña como ‘la pequeña esclava’ e indicaba que era la verdadera Ida May.

Varios fueron los periódicos que se hicieron eco de la carta, entre ellos el Boston Telegraph, el 27 de febrero de 1855 (y posteriormente New-York Daily Times, el 1 de marzo), dando una importante cobertura a la campaña abolicionista del senador Summer, quien iba a todas partes a dar sus conferencias acompañado de la niña, realizando una extensa gira que los llevó a visitar numerosas poblaciones.

Numerosas son las críticas que recibió Charles Sumner por la utilización de Mary Mildred Williams, pero sobre todo por tergiversar la historia de ésta, que nada tenía que ver con la del personaje del relato, pues Ida May resultaba ser realmente blanca y haber sido secuestrada, mientras que la pequeña Mary era de ascendencia afroamericana y, además, había nacido siendo esclava.

El ataque del senador Summer a los esclavistas fue tal que llegó a ganarse numerosos enemigos, hasta tal punto que, el 22 de mayo de 1856, mientras estaba dando un discurso en la cámara del Senado, fue atacado por Preston Brooks (miembro de la Cámara de Representantes por el Partido Demócrata y defensor de la esclavitud), propinándole tal paliza que Charles Sumner estuvo a punto de fallecer y que lo alejaron durante un tiempo de la campaña del movimiento abolicionista, momento en el que la pequeña Mary Mildred Williams quedó en el olvido poco después (sobre todo tras el estallido, en 1861, de la Guerra Civil estadounidense que dividió el país en dos).

Fuentes de consulta e imagen: librarything / archives.gov/ smithsonianmag/ Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar: