Cuando ya nadie confiaba, llegó la lógica a la FIA

Las dos decisiones que tenía la FIA encima de la mesa, la de Alonso y la de Red Bull, han sido tomadas basándose en el sentido común(
Las dos decisiones que tenía la FIA encima de la mesa, la de Alonso y la de Red Bull, han sido tomadas basándose en el sentido común(Photo by Mark Thompson/Getty Images )

La Fórmula 1, y más concretamente la FIA, lleva dos temporadas de auténtico calvario por la que polémicas se refiere. La tensión que se vivió en 2021 provocó un cambio en la cabeza de la estructura y se pensaba que de esta manera se abriría una nueva etapa lejos de los problemas. Nada más lejos de la realidad. La incoherencia entre las decisiones ha seguido al pie del cañón y ha provocado más de un caos. No obstante, a finales de este 2022, hemos visto dos decisiones consecutivas que, a pesar de que ya nadie confiaba, se han basado en el sentido común.

Estamos hablando de la sanción que les ha caído a Red Bull y Aston Martin por saltarse el tope presupuestario de la campaña de 2021. Mientras que, por otro lado, se le ha retirado la sanción de 30 segundos a Fernando Alonso que le quitó los puntos del Gran Premio de Estados Unidos. Eran dos decisiones que obligaban a la FIA a ser muy precavidos porque dependiendo de la decisión podrían crear un precedente para los equipos muy peligroso.

Sin ir más lejos, el propio Fernando lo comentó en la rueda de prensa de México: “Confío en el papel de la FIA, sino el 70% de los coches no acabarían la carrera en cada fin de semana”. No le faltaba una pizca de razón. Quitarle el 7º puesto de Austin por la falta de un retrovisor era algo que no se había visto nunca. Hamilton en Japón 2019 le ocurrió y el propio Checo Pérez acabó la carrera de Texas con parte del alerón roto. No podían actuar con unos de una manera y en otros de otra. Restaurar el resultado final es la decisión que cabía esperar si imperara el sentido común, pero en la FIA esto no te lo asegura nadie. No obstante, vista la cantidad de críticas y de preguntas acerca del por qué les hicieron ver que para nada habían tomado el sentido correcto. Y como dice el dicho ‘rectificar es de sabios’.

El caso de Red Bull también era muy peligroso, pero no en el mismo sentido. Pasarse del tope presupuestario implica hacer trampas. Por lo tanto, había que imponer una sanción ejemplar para evitar que otros equipos hagan lo mismo si sale barato. Pero claro, no les puedes quitar a los de Milton Keynes el Mundial de 2021 por pasarse solo un millón y medio de dólares. Aún más cuando este dinero se destinaba solo en áreas como el catering, gastos de viaje, mantenimiento y en piezas no utilizadas. Además, el documento expuesta explica que calcularon mal los créditos fiscales, por lo que la cantidad no llegaba ni al medio millón. Con menos de un 2% de sobrepaso no se decide un título. Sin embargo, había que ser duros para dar ejemplo.

Entonces la FIA opta por multar con siete millones de dólares y se les reduce a los austriacos un 7% de su actividad en el túnel de viento para realizar las pruebas aerodinámicas. La sanción implica más pérdidas que las ganancias que hayan podido tener, por mucho que Ferrari y Mercedes, como es obvio, protesten porque esperaban de manera estéril una sanción mucho más severa. Por lo que respecta a Aston Martin solo les cayó una multa de 450.000 dólares.

En resumen, la FIA no lo tenía nada fácil y con la presión generada a lo largo de decisiones inexplicables podíamos esperar cualquier cosa. Pero al fin parece que han tomado el camino del sentido común y no han perdido los papeles. Algo que sin duda debemos celebrar.

Otras historias que te pueden interesar:

VÍDEO: El piloto de la semana en la F1 - Sebastian Vettel