Cuando México tuvo un cruel asesino en serie incluso antes de que en Inglaterra apareciera ‘Jack el destripador’

Normalmente, cuando alguien hace una referencia a los asesinos en serie, suele surgir el nombre de ‘Jack el destripador’ como uno de los más famosos de la historia y que tuvo aterrorizados a los ingleses tras asesinar a cinco prostitutas en 1888. Quizá por el misterio que envuelve el desconocer su verdadera identidad, sumado a la gran cantidad de literatura y cinematografía que lo ha utilizado como uno de sus personajes, ha pasado a ser uno de los más reconocidos y recordados.

México tuvo un cruel asesino en serie incluso antes de que en Inglaterra apareciera ‘Jack el destripador’ (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: ¿Quién fue realmente Jack el Destripador?]

Pero unos años antes de que ese sanguinario destripador hiciera acto de presencia en el East End londinense otro asesino en serie estuvo campando a sus anchas por la capital de México, acabando de una manera cruel con la vida de casi una veintena de prostitutas.

Su nombre era Francisco Guerrero Pérez, aunque se le conoció por el apodo de ‘El Chalequero’ y que a lo largo de ocho años (su primera víctima se data en 1880) sembró de terror  Ciudad de México, violando, asesinando y degollando e incluso llegando decapitar a unas cuantas.

El Chalequero fue un hombre criado en una familia numerosa desestructurada en la que su madre ejerció una gran crueldad y violencia hacia todos sus hijos, mientras que de la figura paterna no se tienen referencia alguna. Eso marcó de por vida a Francisco Guerrero, quien desde muy joven dejó ver su fuerte carácter misógino, siendo muy habitual que él también se comportara de manera muy violenta con todas las mujeres que se cruzaban en su vida.

A pesar de ello gozó de una gran fama de seductor y numerosísimas las amantes que tuvo a lo largo de su vida. Llegó a estar casado y fue padre de cuatro hijos (dentro del matrimonio) y de un número de descendientes extramatrimoniales desconocidos.

[Te puede interesar leer: El cruel asesino en serie al que la prensa bautizó como ‘el vampiro de Londres’]

A pesar de ese carácter violento, del que se sentía orgulloso, se desconoce si antes de 1880 (con 40 años de edad) habría cometido algún asesinato. Era de sobras conocidas las palizas que había dado a numerosas mujeres (la mayoría prostitutas) con las que había mantenido algún tipo de relación.

Incluso a partir de ese año, en el que comenzaron a ir apareciendo los cuerpos sin vida de rameras callejeras en la ribera del río Consulado, todo hacía sospechar que El Chalequero estaba detrás de esos crímenes, pero nadie se atrevió a  denunciarlo.

Hay cierta controversia respecto al origen del apodo. Algunas fuentes apuntan que era llamado así porque solía vestir de forma elegante (aunque algo estrafalaria) llevando unos vistosos chalecos de charro. Por otra parte (y mucho más fundamentado) están quienes apuntan que el sobrenombre proviene de la expresión ‘a chaleco’ utilizada en México para referirse a que una cosa se ha hecho a la fuerza, con violencia o por obligación. El carácter violento de Francisco Guerrero y su forma de obligar a las mujeres a mantener relaciones con él dan la pista de que ese podría ser el verdadero motivo de que lo apodaran de ese modo.

Como nota curiosa, cabe destacar que en 1888, cuando Francisco Guerrero Pérez ‘El Chalequero’, ya había sido detenido por sus crímenes y era muy popular en la prensa mexicana, lo diarios se hicieron eco de los casos de Jack el destripador refiriéndose a éste como ‘El Chalequero inglés’.

[Te puede interesar leer: El asesino en serie más joven de la Historia de Argentina]

Tras ser detenido, gracias a la denuncia de desaparición que hicieron algunos vecinos de su última víctima, quienes señalaron que esta había sido vista en compañía de El Chalequero, fue juzgado y condenado a la pena de muerte, la cual le fue conmutada por cadena perpetua por el propio presidente de la nación, Porfirio Díaz (parece ser porque, a pesar de ser un cruel criminal, Francisco Guerrero había alcanzado una enorme popularidad gracias a la prensa de la época y el mandatario mexicano tuvo a bien sustituir la pena capital por la prisión permanente).

Pero, inexplicablemente, en 1904 (cuando El Chalequero llevaba cumplidos apenas 16 años de prisión) su nombre apareció por error (o no) entre otros tantos presos (estos por motivos políticos o pequeños delitos) a los que se les concedió el indulto por orden y gracia, nuevamente, del presidente Porfirio Díaz.

Francisco Guerrero salió libre y, a lo largo de los siguientes cuatro años, apenas hubo noticias de él. Parece ser que se fue a vivir con dos de sus hijas (que, según las crónicas, ejercían la prostitución) hasta que un día de abril de 1908 El Chalequero sintió unas irrefrenables ganas de asesinar a alguien, fue a la búsqueda de una prostituta a quien matar, encontrándose con una octogenaria a quien degolló brutalmente junto al río Consulado; el mismo lugar donde décadas atrás ya había asesinado.

[Te puede interesar leer: El psicópata y despiadado niño asesino que fue indultado de morir en la horca]

No se sabe si fue por la edad (El Chalequero  tenía por aquel entonces 68 años) o porque fue cometido el crimen de una forma repentina y sin planear, Francisco Guerrero dejó numerosísimas pistas de su autoría, además de haber varios testigos del crimen entre ellos un niño pastor que paseaba a su rebaño por las inmediaciones.

En esta ocasión (1908) el personaje de Jack el destripador ya se había hecho tan popular que la prensa rebautizó a El Chalequero  como ‘el destripador mexicano’, cuando dos décadas atrás era el asesino británico quien había llevado en la prensa de México el apelativo de ‘El Chalequero  inglés’.

No tardó en ser detenido, juzgado y vuelto condenar a muerte,  pero esta vez no hubo ni conmutación de pena ni se ejecutó la misma, ya que en noviembre de 1910 (algunas fuentes indican que poco después de cumplir los 70 años de edad) falleció en prisión. No quedó aclarado el motivo real del fallecimiento, aunque hay webs en las que señalan que fue tras sufrir una embolia.

Fuentes de consulta e imágenes: escritoconsangre1 / criminalia / uadkatia / culturacolectiva / morbidofest / Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: El psicópata asesino que se escondía tras la identidad de un modélico gendarme]