Cuando Maquiavelo y da Vinci se unieron para alterar el cauce del río Arno

image

A lo largo de 241 kilómetros el río Arno discurre por la famosa región italiana de la Toscana atraviesa Florencia y va a desembocar al mar de Liguria tras pasar por la población de Pisa. Lo que hoy es un trazado sencillo y sin apenas trascendencia sí que tenía su importancia, y además muchísima, hace quinientos años debido a que tener un acceso directo al mar era fundamental política, comercial y económicamente para cualquier urbe.

Por ese motivo, recién iniciado el siglo XVI, dos de los hombres más insignes del Renacimiento, Nicolás Maquiavelo y Leonardo da Vinci, aunaron esfuerzos y decidieron colaborar conjuntamente en la que debía ser una monumental obra de ingeniería hidráulica y con la que se pretendía desviar el cauce del río en beneficio de Florencia, perjudicando seriamente a la población rival de Pisa.

[Relacionado: ¿Sabías que la frase ‘El fin justifica los medios’ no pertenece a Maquiavelo?]

image

Maquiavelo y Leonardo se habían conocido en octubre de 1502 en Imola, cuando el político florentino encabezó una comitiva que había viajado hasta allí para despachar algunos asuntos de vital importancia con Cesar Borgia y el genio renacentista trabajaba a las órdenes de éste como arquitecto e ingeniero militar (diseñando fortificaciones para esta pequeña población en pleno corazón de la región de Emilia-Romaña).

Unos meses después, hacia el verano de 1503, Nicolás Maquiavelo (segundo canciller de Florencia), coincidió con Leonardo da Vinci en esta ciudad y ahí fue donde le propuso colaborar conjuntamente en el desarrollo de un plan que consistiría en alterar el cauce del río Arno.

Da Vinci visitó Pisa en calidad de maestro di acque (ingeniero hidráulico) y estudió a fondo la trayectoria del río y cuál sería el perjuicio económico para esta población si se realizaba el desvío del torrente de agua hacia el norte, beneficiando así a Florencia.

Diseñó todo el plan en el que se construiría un dique y de ahí saldría un canal que desviaría el curso del rio Arno (debía ser más profundo que éste) con el fin de que una vez liberada el agua el cauce tomase el nuevo rumbo marcado. Todo el proyecto se diseñó bajo la supervisión de Maquiavelo quien decidió ponerlo en marcha cuanto antes y para ello contrató a un experto ingeniero hidráulico llamado Colombino quien estaría al frente de la obra que daría comienzo en el año 1504.

image

Puso a disposición del ingeniero aproximadamente a dos mil obreros y le facilitó los planos de da Vinci que detallaban minuciosamente cómo debía ejecutarse la obra.

Pero la arrogancia de Colombino, quien se creía mucho más experto que Leonardo en este tipo de proyectos, hizo que decidiese realizar algunos retoques al diseño que modificaron por completo el resultado final y dieron al traste con el plan.

[Te puede interesar leer: La Princesa desconocida que pintó Leonardo da Vinci]

La profundidad de la zanja no era la estipulada, lo que provocó que cuando se abrió el dique el cauce del río no se desvió y tomó su rumbo natural hacia la desembocadura en el mar de Liguria rumbo a Pisa. Los cambios hechos al diseño también hicieron que tras unas lluvias torrenciales quedase seriamente dañado parte del dique.

Y para redondear la fallida ejecución del plan de Maquiavelo y da Vinci, cuando los pisanos se enteraron de las intenciones de éstos enviaron a un contingente de hombres que se encargaron de sabotearlo y destruir los diques, así como de rellenar las zanjas.

El que, sobre los planos, era un plan genial (como los tantos que a lo largo de su vida desarrolló Leonardo da Vinci) en su ejecución fue un estrepitoso fracaso; evidentemente no por su diseño sino por la anárquica forma de llevarlo a cabo por la persona contratada para realizar tal monumental obra.

image

Fuentes de consulta: eduardoberti / historiasdelahistoria / jotdown / Agua, arquitectura y paisaje en Europa / cracked / rembrandtgallery

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente