Cuando Mao Zedong supuestamente quiso dar un poco de libertad a China y acabó reprimiendo a su pueblo

Los ciudadanos de China llevan prácticamente toda la Historia sin saber qué es la libertad. Siempre se han visto sometidos a censuras y regímenes autoritarios (ya fuese durante los siglos de la China Imperial como desde la Revolución Comunista de 1949 hasta nuestros días).

Dicha revolución, fruto de una guerra civil, se dio por finalizada el 1 de octubre de 1949, fundándose un nuevo régimen político en el país, que pasaría a llamarse República Popular China y a ser dirigido por Mao Zedong.

Mao Zedong, supuestamente, quiso dar un poco de libertad a China y acabó reprimiendo a su pueblo (imagen vía Wikimedia commons)

[Te puede interesar leer: La rebelión de los nacionalistas chinos contra el colonialismo extranjero]

Poco cambiaron las cosas durante los primeros años o al menos los ciudadanos no lo notaron. Seguían estando bajo el control de un gobierno autoritario, pero en lugar de tener un emperador tenían un presidente ‘todopoderoso’, que en sus discursos no dejaba de pronunciar las palabras educación y libertad, pero que no se hacían efectivas bajo dicho régimen.

Pero, por sorpresa de todos, algo ocurrió en 1956, tras siete años de gobierno de Mao Zedong, debido a que el líder supremo de China declaró que quería conocer la opinión de sus ciudadanos y abrió un periodo en el que todo aquel que lo desease podía hacer llegar sus sugerencias y opiniones, con el fin de mejorar la vida de la nación.

Dicha iniciativa fue conocida como la ‘Campaña de las Cien Flores’ y dicho nombre lo obtuvo de un extracto de un discurso que ofreció el líder chino el 27 de febrero de 1957:

‘Permitir que 100 flores florezcan y que cien escuelas de pensamiento compitan es la política de promover el progreso en las artes y de las ciencias y de una cultura socialista floreciente en nuestra tierra’

A lo largo de varios meses muchos fueron quienes hicieron llegar sus sugerencias y opiniones sobre el sistema político y cultural del país. Pero lo que no esperaba Mao (o sí) es que dicha iniciativa se volviera en contra de él y de su gobierno, debido a numerosísimas fueron las críticas que recibió por su forma de conducir el país, reclamándole, sobre todo, más libertad y justicia.

[Te puede interesar leer: La sanguinaria matanza de ciudadanos chinos durante la Revolución Mexicana]

Mao Zedong no llevó nada bien esas opiniones negativas hacia su gestión y en julio de aquel mismo año (1957) inició una campaña de represión y persecución hacia todos aquellos que habían criticado al gobierno y que fue conocida como ‘Movimiento antiderechista’.

Miles de ciudadanos chinos fueron perseguidos, detenidos e incluso torturados (y en el peor de los casos ejecutados).

Muchos son los historiadores que apuntan que la ‘Campaña de las Cien Flores’ no fue una iniciativa de Mao para dar voz a los ciudadanos sino una estudiada estrategia del líder chino para hacer salir de sus escondites a los disidentes con su régimen y así tenerlos convenientemente localizados.

Esta purga se llevó a cabo hasta mediados de 1959 y se calcula que fueron más de 30.000 los ciudadanos chinos que padecieron algún tipo de represión o detención por parte del gobierno de Mao.

Fuentes de consulta e imagen: nowiknow / smithsonianmag / nytimes / bbc / Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: Cuando China y Alemania fueron aliadas durante tres décadas]