Cuando Malta se convirtió durante la IGM en la enfermería del Mediterráneo

Medio año después de estallar la Primera Guerra Mundial las fuerzas Aliadas necesitaban descongestionar el frente occidental, por lo que se ideó desde el Reino Unido trasladar parte del conflicto hacia los Dardanelos (el estrecho que separa Europa y Asia, situado en la actual Turquía) con varios propósitos a cumplir: debilitar al Imperio Otomano, obligar a las Potencias Centrales a enviar parte de sus efectivos al auxilio de su sus socios turcos, involucrar en la guerra a otros países del entorno y abrir una importantísima vía de acceso para que el debilitado Imperio Ruso pudiese tener acceso directo al Mediterráneo por donde recibir armamento, al mismo tiempo que poder sacar su cuantioso cereal listo para exportar.

Pero el minucioso plan urdido hasta el más mínimo detalle por el entonces Primer lord del Almirantazgo, Winston Churchill, no salió tan perfecto como se preveía y en la conocida como ‘Batalla de Galípoli’ (o ‘Campaña de los Dardanelos’) fueron múltiples los fracasos en las ofensivas llevadas a cabo por las fuerzas compuestas por británicos, neozelandeses, australianos y franceses.

[Te puede interesar: Los españoles que combatieron en la Primera Guerra Mundial]

El ataque a los Dardanelos, que comenzó el 19 de febrero de 1915, se encontró con la férrea defensa otomana. Una ofensiva tras otra chocaba con un ejército turco bien posicionado y combativo, lo que llevó a que las bajas por ambas partes fuesen cuantiosas y continuas.

A lo largo de los siguientes meses miles fueron los heridos pertenecientes al frente aliado que debían ser atendidos y escasos los barcos hospitales para atender a todos.

Por tal motivo se buscó algún enclave donde montar una serie de hospitales y que estuviese lo necesariamente cerca para poder llevar a los heridos sin demasiada demora pero al mismo tiempo lo suficientemente alejado del conflicto para atenderlos sin verse afectados por la batalla.

Ese lugar fue Malta, levantando en la isla un importante complejo hospitalario (27 hospitales repartidos por toda la isla) que a lo largo de los dos siguientes años atenderían a miles de pacientes.

No todos los que hasta allí fueron llevados estaban heridos a causa de la batalla, ya que las condiciones insalubres y la falta de higiene provocó que muchos fueran los que enfermasen de malaria y disentería.

Un cuerpo de alrededor de tres mil efectivos (entre médicos, enfermeras y ayudantes) atendían a destajo a los centenares de heridos y enfermos que a diario llegaban hasta Malta que se convirtió en la ‘enfermería del Mediterráneo’.

[Te puede interesar: La enfermera británica que se convirtió en heroína de la Primera Guerra Mundial]

Para hacer un poco más fácil la vida de los soldados que hasta allí eran llevados y mejorar las condiciones de recuperación, también se levantaron algunos lugares de ocio que les ofrecían funciones de teatro, entretenimiento y algo de diversión.

En otoño de 1915 se abrió otro frente bélico, trasladándose gran parte de las unidades del conflicto hasta Salónica (Grecia) lo que provocó que Malta siguiera recibiendo cada vez más pacientes.

Se calcula que en la enfermería del Mediterráneo se atendió a alrededor de 78.000 pacientes procedentes de la Batalla de Salónica y 58.000 de la Campaña de los Dardanelos.

Fuentes de consulta e imágenes: firstworldwarcentenary / bbc / timesofmalta (1) / timesofmalta (2) / Malta: the nurse of the Mediterranean

[Te puede interesar: La batalla de la IGM de la que surgió una leyenda urbana sobre ángeles y fantasmas]