Cuando los tripulantes del Apolo XI fueron aislados ante el temor de una contaminación interplanetaria

Los tripulantes del Apolo XI, que fueron aislados ante el temor de una contaminación interplanetaria, recibiendo la visita del presidente de EEUU Richard Nixon (imagen vía Wikimedia commons)

Faltaban diez minutos para las cinco de la tarde cuando el modulo Eagle del cohete Apolo XI amerizaba, el 24 de julio de 1969, en el Océano Pacífico, a unos mil quinientos kilómetros (aproximadamente) de Hawái. Dentro del mismo viajaban tres astronautas que se habían convertido en auténticos héroes: Neil A. Armstrong, Michael Collins y Edwin E. ‘Buzz’ Aldrin, los primeros seres humanos que habían logrado llegar a la Luna en un hito histórico (sobre todo para el orgullo patrio estadounidense).

El Apolo XI había despegado el pasado 16 de julio y ocho días más tarde ya estaban de regreso a la tierra después de conseguir el ansiado propósito norteamericano de llegar a la Luna y así ganar la batalla definitiva en la carrera espacial a los soviéticos.

[Relacionado: Cuando los espías de la CIA ayudaron a la NASA a ganar la carrera espacial]

Un viaje que tuvo una duración de cuatro días de ida, casi de uno sobre la superficie lunar y algo menos de tres de regreso al planeta tierra.

Tal y como amerizó el modulo Eagle fue recuperado del mar por el USS Hornet, un portaviones de la Armada de los Estados Unidos dispuesto para el rescate de los astronautas que procedió a sacarlos del agua y ponerlos a salvo en el barco.

Pero Armstrong, Collins y Aldrin no pudieron celebrar su gesta y abrazar a sus compatriotas tal y como los sacaron del mar sino que sin tener contacto físico con ninguna persona fueron introducidos en el conocido como ‘Mobile Quarantine Facility’ (MQF su acrónimo) y que se trataba de una instalación móvil de cuarentena similar a un remolque y que había sido realizado por la empresa fabricantes de caravanas ‘Airstream’.

Mobile Quarantine Facility -MQF- donde los astronautas del Apolo XI pasaron 3 semanas aislados (imagen vía Wikimedia commons)

[Relacionado: Lo que hubiera escuchado el mundo si Neil Armstrong hubiera muerto en la Luna]

Allí dentro deberían permanecer aislados a lo largo de las siguientes tres semanas, debido a que se quería evitar a toda costa cualquier tipo de contaminación interplanetaria procedente de la Luna y que así fue dictaminado por el Departamento de Salud Pública de los EEUU.

El MQF, con los astronautas en su interior, fue trasladado desde el USS Hornet hasta Pearl Harbor, viaje que duró dos días y desde la isla en un Lockheed C-141 Starlifter de la Fuerza Aérea estadounidense hasta la base de Ellington en Houston,Texas.

El Mobile Quarantine Facility con los astronautas del Apolo XI dentro fue trasladado en un Lockheed C-141 Starlifter de la Fuerza Aérea estadounidense hasta la base de Ellington en Houston (imagen vía Wikimedia commons)

Curiosamente, tal y como llegaron a Hawái, tras su periplo en el espacio, los tres astronautas tuvieron que rellenar y firmar un formulario un tanto peculiar que les fue entregado por un funcionario de inmigración de la Agencia de Aduanas de los Estados Unidos y en el que aparece mecanografiado como lugar de origen la Luna (Moon) y el de llegada Honolulu, tal y como se puede apreciar en la imagen del documento bajo estas líneas y que se encuentra en poder del mencionado departamento de aduanas. También se especificaba que traían consigo de su viaje muestras de rocas y polvo lunar. Dicho documento fue puesto a disposición pública cuando se cumplieron cuarenta años del histórico viaje a la Luna.

Documento del Departamento de Inmigración y aduanas de EEUU que debieron firmar los astronautas del Apolo XI tras regresar de su viaje a la Luna (imagen vía NASA)

Tal y como entraron en el MQF para pasar los siguientes 21 días aislados por la cuarentena protocolaria a la que se les sometió, fueron visitados por el presidente Richard Nixon y algunos miembros de la prensa que se encontraban a bordo del USS Hornet.

Transcurridas las tres semanas, el 10 de agosto de 1969 pudieron salir y reunirse con sus familias y tres días después fueron paseados en un gran y multitudinario desfile por las calles de Nueva York y comenzaría una gira de un mes y medio que los llevaría a visitar 25 países donde los recibirían como auténticos héroes.

[Relacionado: El Proyecto A119 estadounidense para detonar una bomba nuclear en la Luna]

Cabe destacar que los astronautas del Apolo XI no fueron los únicos sometidos a la cuarentena ante el temor de una contaminación interplanetaria, también se realizó dicho protocolo con los tripulantes de las misiones posteriores del Apolo XII y Apolo XIV (al Apolo XIII no se aisló porque no llegaron a alunizar).

Fuentes de consulta e imágenes: NASA / space.com / collectspace / Wikimedia commons / wired / airandspace