Cuando la Fuerza Aérea de EEUU dejó caer una bomba nuclear en Carolina del Sur

image

Infinidad son las ocasiones en las que ‘accidentalmente’ una bomba ha caído sobre una población mientras se estaba realizando el traslado de la misma o unas simples maniobras militares en las que el objetivo no era realmente aquel lugar.

En España todavía se recuerda el ‘incidente de Palomares’, a pesar del medio siglo que ha pasado desde entonces. Dentro de la desgracia (por el plutonio liberado en la zona tras la caída de aquellas cuatro bombas), los daños no fueron excesivamente graves si los comparamos a lo sucedido en otros lugares del planeta en el que también se han producido accidentes tras la caída de una bomba nuclear y que en esas ocasiones sí que han explotado.

[Te puede interesar: Cuando la clave de seguridad nuclear del planeta eran ocho simples ceros]

Uno de esos casos donde también hubo un incidente similar pero por fortuna el impacto y daños fueron mínimos (para lo que podría haber ocurrido) sucedió en los propios Estados Unidos el 11 de marzo de 1958, cuando un Boeing B-47 Stratojet de la Fuerza Aérea de EEUU dejó caer una bomba nuclear sobre la población de Mars Bluff (en el Estado de Carolina del Sur).

Sucedió durante el traslado de unas bombas termonucleares desde la base aérea de Hunter (en Savannah, Estado de Georgia) hasta el Reino Unido (y de ahí debía trasladarse hasta el norte de África), con motivo de una operación conjunta de entrenamiento de la OTAN en plena Guerra Fría.

Tras despegar, poco después de las cuatro de la tarde, de la base de Hunter, el piloto de bombardero, el capitán Earl E. Koehler, vio encenderse en el control de mandos una luz de emergencia que indicaba que algo no estaba bien sujeto en la parte trasera del Boeing que pilotaba, indicándoselo a su compañero, el también capitán, Bruce Kulka quien fue hacia allí para comprobar de qué se trataba.

Al entrar al compartimento, Bruce Kulka tiró por error de uno de los pasadores y provocó que una de las bombas nucleares Mark 6 que transportaban quedase desenganchada, se deslizase hacia el suelo del avión y del peso (4 toneladas) abriese la compuerta, cayendo al vacío.

En ese momento estaban sobrevolando la población de Mars Bluff y la bomba fue a impactar en un bosque que se encontraba en la parte trasera de una casa particular que pertenecía a la familia Gregg (formaba parte de la propiedad).

image

[Te puede interesar: Cuando el gobierno español quiso tener su propia bomba atómica]

Allí explotó y dejó un cráter de once metros de profundidad por 21 de anchura (algunas fuentes indican 23 metros). Pero dentro de la desgracia de aquel inesperado accidente hubo dos cosas que fueron determinantes para que el impacto y posterior explosión no se convirtieran en una auténtica tragedia: a la bomba Mark 6 se le había retirado la carga nuclear, por lo que ‘tan solo’ estalló la carga explosiva que iba en el interior (aproximadamente 3.500 kilos).

image

Por otro lado también hubo suerte en que no se produjese ninguna pérdida humana debido a que pocos minutos antes de la caída de la bomba, las pequeñas hermanas Helen y Frances Gregg (de 6 y 9 años de edad) y la prima de éstas, llamada Ella (también de 9) dejasen de jugar en aquel lugar (donde el patriarca de la familia, Walter Gregg, había construido una casita de juegos) y se alejasen de allí cerca de 180 metros.

La onda expansiva hirió a las tres pequeñas, al señor Gregg y al hijo de éste, pero por fortuna pudieron recuperarse de las herirás físicas con el tiempo (el trauma psicológico por lo que habían vivido duró bastante más).

Parte de la casa donde habitaban quedó destrozada (sobre todo la parte trasera) y la onda expansiva de la explosión hizo llegar cristales y metralla hasta varios cientos de metros de allí.

El cráter fue tapado y en el lugar donde cayó la bomba hoy en día se encuentra un cartel que recuerda aquel accidente.

La familia Gregg fue indemnizada con algo más de cincuenta mil dólares (que hoy en día rondaría el medio millón).

image

Fuentes de consulta y más info sobre el incidente: muckrock / atlasobscura / dailymail / thecolumbiastar

[Te puede interesar: La mayor explosión de una bomba nuclear de la historia]