Cuando hace un siglo se desató la locura por jugar al polo montados en automóviles

Hoy en día podemos encontrar en las redes multitud de páginas en las que visionar vídeos de arriesgadas y emocionantes prácticas deportivas llevadas al límite. Un material que tiene una gran aceptación debido al riesgo extremo de quienes lo realizan.

Hace un siglo se desató la locura por jugar al polo montados en automóviles (imagen vía Wikimedia commons)
Hace un siglo se desató la locura por jugar al polo montados en automóviles (imagen vía Wikimedia commons)

Ello es posible por la gran cantidad de tecnología y avances de los que disponemos, pero a pesar de que muchos son los que piensan que estamos viviendo en la época dorada de ese tipo de prácticas debemos echar la vista atrás y podremos comprobar que nuestros antepasados ya hacían multitud de cosas arriesgadísimos para sus tiempos (por ejemplo la mujer de 60 años que en 1901 navegó por los rápidos de las cataratas del Niágara metida en un barril).

Otro claro ejemplo fue cuando, recién iniciado el siglo XX, se quiso mezclar dos disciplinas que nada tenían que ver entre si y que en su conjunto se convertía en un emocionante y arriesgado deporte: jugar al polo montados en automóviles.

Una idea que puede sonar a descabellada pero que fue llevada a cabo y además con notable éxito de participación.

Basándose en el tradicional polo (el cual se disputa montado en un caballo) y que tan arraigado estaba en la cultura británica, fue exportado hasta los Estados Unidos y allí, en 1902, se decidió dale una vuelta de tuerca a esta práctica.

(imagen vía Wikimedia commons)
(imagen vía Wikimedia commons)

Por aquel entonces comenzaba el furor por los automóviles y ya se estaban disputando algunas importantes carreras y rallies cuyas competiciones se originaron una década antes.

[Te puede interesar leer el post relacionado: ¿Cuál fue la primera competición automovilística de la historia?]

La primera constancia del denominado como ‘Auto polo’ corresponde a 1902 en el Dedham Polo Club de Boston donde Joshua Crane Jr. organizó una exhibición que unía ambas aficiones en una. La prensa no se hizo demasiado eco de este nuevo deporte y los pocos que publicaron algo no le auguraban demasiado futuro debido a lo complicado que resultaba conducir y llevar el mazo en la otra mano para golpear la pelota (además del riesgo que ello comportaba).

Artículo sobre el ‘auto polo’ en Boston en 1902 en el periódico Paterson Daily Press (imagen vía hemeroteca Google News)
Artículo sobre el ‘auto polo’ en Boston en 1902 en el periódico Paterson Daily Press (imagen vía hemeroteca Google News)

Pero la prensa andaba equivocada y una década después la práctica del ‘auto polo’ tomó realmente una significante relevancia (sobre todo en los ambientes más snobs de la sociedad americana, a los que tanto atraía hacer cosas estrafalarias).

Fue un peculiar personaje llamado Ralph ‘Pappy’ Hankinson quien organizó y promovió varias competiciones de auto polo en Wichita (Kansas) a partir de julio de 1912.

[Te puede interesar leer: Phillippe Petit, el funambulista que cruzó las Torres Gemelas sobre un alambre]

(imagen vía Wikimedia commons)
(imagen vía Wikimedia commons)

Eso sí, había una condición para poder participar en el auto polo organizado por ‘Pappy’: el hacerlo conduciendo un Ford T, el coche que en ese momento estaba causando furor entre aquellos estadounidenses que podían permitirse adquirir un automóvil y del que, casualmente, Ralph Hankinson tenía un concesionario.

Y la verdad es que este truco publicitario le salió bien a este ingenioso comerciante quien logró multiplicar las ventas. No solo para practicar hacía falta adquirir un Ford modelo T sino que tras cada partido múltiples eran los desperfectos, por lo que incluso algunos de los participantes debían comprarse uno nuevo (eso sí, con un generoso descuento por parte de Pappy Hankinson.

Evidentemente varios fueron los lugares en los que se llevó a cabo la práctica del auto polo y no en todos era una exigencia el adquirir un modelo concreto de automóvil. Con los años muchos fueron quienes lo practicaban con sus autos ya viejos o escacharrado y a lo largo de cuatro décadas hay buena constancia de la celebración de estos arriesgados pero emocionantes partidos.

(imagen vía Wikimedia commons)
(imagen vía Wikimedia commons)

Se exportó a otros países como Canadá e incluso el Reino Unido (aunque la estirada sociedad británica no terminó de ver con buenos ojos esa modificación de su tradicional polo que tan arraigada estaba en su cultura y modo de vida).

Aunque hubo un repunte de la práctica a mediados de la década de 1940 (tras finalizar la Segunda Guerra Mundial) diez años después pocos fueron quienes lo practicaron, sobre todo debido a los altos costes que suponía el tener que reparar los automóviles después de cada partido.

Con el tiempo el auto polo quedó en el olvido y hoy en día múltiples son las referencias fotográficas e incluso en vídeo que podemos disfrutar de aquella extravagante idea.

Fuentes de consulta e imágenes: Hemeroteca Google News / thetruthaboutcars / mashable / historydaily / Wikimedia commons

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente