Cuando Grecia y Bulgaria se enzarzaron en un conflicto bélico a causa, supuestamente, de un perro extraviado

Miles han sido las guerras que han tenido lugar a lo largo de la Historia. Algunos de ellos por los motivos más absurdos que alguien podría imaginarse (y de los que ya os he hablado en más de una ocasión) y esta vez traigo al Cuaderno de Historias un conflicto militar greco-búlgaro que comenzó de la manera más absurda y a causa de un perro extraviado.

[Relacionado: La curiosa historia del pequeño pueblo almeriense que declaró la guerra a Francia]

Pero primero entremos en contexto… A lo largo de muchísimos siglos la tensión entre búlgaros y griegos fue constante. El poder dominante de la Antigua Grecia sobre todos los territorios de su alrededor es sobradamente conocido y a pesar de que ambas naciones intentaron mantenerse en paz durante algunos periodos (sobre todo cuando tenían como enemigo común al Imperio Otomano y lucharon juntas contra los turcos) la mayor parte de la Historia Grecia intentó mantener su superioridad sobre la población búlgara.

Una de las etapas de más tensión entre ambos países fue durante la Guerra Balcánica (entre 1912 y 1913) en la que se luchó por el control de Salónica y Macedonia y donde Grecia llegó a un pacto secreto con Serbia para dividir Macedonia y evitar una nación búlgara poderosa. La traición griega tuvo mucho que ver para que, tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, Bulgaria optase por unirse a las Potencias Centrales y luchar contra el Frente Macedonio (Aliados).

Desde entonces, esos enemigos irreconciliables que se habían convertido búlgaros y griegos mantuvieron una férrea vigilancia militar en todos los puntos fronterizos entre ambas naciones, dando lugar en octubre de 1925 a un singular conflicto bélico que duró diez días y que fue conocido como ‘la guerra del perro extraviado’.

Los historiadores llaman al mencionado conflicto ‘el Incidente de Petrich’, debido a que tuvo lugar en el puesto fronterizo de la población búlgara llamada así y que se encuentra en la cordillera de Belasica (que divide el noroeste de Grecia y el suroeste de Bulgaria).

La mayoría de crónicas sobre el suceso apuntan a que aquel 19 de octubre a uno de los soldados griegos encargado de vigilar el puesto de Belasica le dio por ir tras un perro vagabundo que hasta allí había llegado días atrás y que la dotación fronteriza había adoptado como macota.

[Relacionado: La absurda guerra entre EEUU y Gran Bretaña por culpa de un cerdo]

El can comenzó a caminar y cruzó la frontera y el despistado soldado fue tras él, sin darse cuenta que ilegalmente estaba pisando terreno enemigo, por lo que fue abatido de un tiro por un centinela fronterizo búlgaro.

Una vez puesto en conocimiento de las autoridades griegas y búlgaras el incidente ocurrido, Bulgaria quiso crear una comisión mixta greco-búlgara para investigar el suceso y depurar responsabilidades, pero el gobierno de Grecia rechazó la propuesta y envió un contingente militar a ocupar la ciudad fronteriza de Petrich donde a lo largo de los siguientes días se produjo un enfrentamiento bélico que provocó la muerte de una cincuentena de búlgaros.

Finalmente la Sociedad de las Naciones decidió mediar en el conflicto y sancionó a Grecia con una multa de 45.000 libras esterlinas, ordenando el alto el fuego y obligando la retirada de los soldados griegos de suelo búlgaro.

El 29 de octubre se ponía fin al conflicto, acatando el gobierno griego la resolución del organismo internacional.

Cabe destacar que muchos son los historiadores que defienden una versión diferente de los hechos, señalando que no hubo ningún perro extraviado y que quien realizó la primera incursión ilegal en terreno contrario fueron los búlgaros (y no el 19 de octubre tal y como señalan las otras crónicas sino un día antes) quienes cruzaron la frontera y asesinaron a un soldado y un capitán griegos, de ahí que el gobierno de Grecia ordenase la invasión y ataque posterior.

Ha pasado casi un siglo desde los hechos y todavía a día de hoy cada país e historiador sigue defendiendo una versión diferente de lo sucedido y de quién fue realmente el primero en provocar el conflicto.

Fuentes de consulta e imágenes: phantis / sapeviche / trove / journey / Hemeroteca La Vanguardia / Hemeroteca ABC / Wikimedia Commons

[Te puede interesar: La guerra que solo duró 45 minutos]