Cuando en la Inglaterra medieval surgió un repentino temor a los muertos vivientes

En la Inglaterra medieval, entre lso siglos XI y XIV, surgió un repentino temor a los muertos vivientes (Imagen vía britishlibrary)

Muchas son las personas que tienen asociado el concepto de ‘muertos vivientes’ (hoy en día conocidos más comúnmente como ‘zombis’) como algo relativamente moderno y cuya moda ha surgido en las últimas décadas gracias a la proliferación de películas y series de televisión (además de cómics, novelas…).

Pero la creencia a la existencia de unos seres que resucitaban después de muertos y regresaban para comerse o atacar a los vivos es antiquísima y existe numerosísimas obras literarias de hace centenares de años en las que se cita el temor de los habitantes de algún lugar a que los cadáveres se levantaran de sus tumbas.

Evidentemente, en aquella época no estaban influenciados por la tele, el cine ni la literatura, sino a supersticiones medievales (muy comunes en aquel tiempo) que provocaba que en algunas zonas rurales la población viviera atemorizada.

En la Inglaterra medieval surgió un repentino temor a los muertos vivientes (Imagen vía britishlibrary)

[Te puede interesar leer: El increíble viaje de Hugh Glass tras regresar de entre los muertos]

En la Inglaterra medieval, concretamente en una pequeña aldea agrícola al noroeste de la isla británica llamada Wharram Percy (desde el siglo XVI abandonada y en donde solo queda en pie una iglesia en ruinas junto al cementerio) todo apunta a que surgió un repentino temor a los muertos vivientes y pusieron en marcha una práctica para que fuera imposible el retorno a la vida de los ‘revenants’: mutilando en pedazos el cadáver de aquellos que morían (sobre todo si era a consecuencia de la peste) y enterrar sus restos en diferentes lugares después de haberlos quemado previamente.

Un acto que estaba influenciado por la superstición que en aquella época se extendía por los pueblos, pero que, debido a la gran cantidad de años que han pasado desde entonces, no se tenía una constancia fehaciente de que así se hiciera.

Iglesia junto al cementerio de la aldea medieval de Wharram Percy (imagen vía Wikimedia commons)

Pero un reciente estudio arqueológico realizado en Wharram Percy ha dado como resultado el haber encontrado esparcidos y enterrados en varios lugares diferentes de la antigua aldea un total de 137 huesos pertenecientes a diez individuos distintos, lo que ha confirmado las sospechas que se tenían sobre este tipo de prácticas en aquel condado.

Se tenía constancia de que en la época medieval, algunas eran las ocasiones en las que tras el fallecimiento de un rey o importante miembro de la nobleza se les extirpara el corazón y cortara la cabeza para ser enterrados en otro lugar, pero no como superstición sino como un homenaje al fallecido.

[Te puede interesar leer: La misteriosa epidemia medieval que afectó principalmente a las clases altas]

La forma en los que se han encontrado que fueron troceados los restos de Wharram Percy, el disgregamiento y quema de los mismos encaja mucho mejor con las evidencias que se tenían que varios siglos atrás fue común el miedo entre los aldeanos a que los muertos volvieran a la vida.

Fuentes de consulta e imágenes: sciencedirect / britishlibrary / bbc / Wikimedia commons